Morelia Michoacán

El PRI tiene que democratizarse y generar cancha pareja para las y los aspirantes a la dirigencia estatal. Las prácticas antidemocráticas en las que se ha sumergido el partido durante décadas han lesionado a la militancia, coincidieron cinco aspirantes a la dirigencia.

En un foro organizado por Primera Plana Radio y dirigido por Adán García, al que asistieron Merced Orrostieta, Jesús Luna, Rocío Santos, Wilfrido Lázaro Medina y Víctor Gutiérrez, se llegó a un punto en común: se sienten desplazados por las cúpulas que han manejado al partido durante los últimos lustros.

Merced Orrostieta resaltó que no existe cancha pareja en el PRI porque no se consulta a las bases y “conociendo la historia y prácticas del partido”, la militancia se siente lesionada.

“Quiero dirigir al PRI porque he sido militante durante 30 años, no soy quien ha estado en los reflectores y he tratado de buscar una candidatura en dos ocasiones, pero no hemos llegado por condiciones desiguales en el partido”, refirió.

Por su parte, el aspirante Jesús Luna Morales destacó que las últimos dos dirigencias del PRI fueron impuestas, por ello, él se propone como aspirante porque conoce la militancia de los 113 municipios y ha recorrido el 75 por ciento de los mil 642 ejidos y comunidades con los que cuenta Michoacán.

Rocío Santos destacó la urgencia de renovar al partido e invitó a los perfiles que ostentan un cargo de representación popular y que han manifestado su deseo de dirigir el PRI, a primero renunciar a su curul para entrar a la competencia.

“No queremos que se haga política con dinero del pueblo, si quieren aspirar, que renuncien. No podemos seguir con chapulinismo. Quiero dirigir el PRI, porque es momento de que una mujer esté al frente, conozco al estado y la falta de oportunidades de las mujeres”, refirió.

En tanto, Wilfrido Lázaro Medina criticó que el período de la dirigencia de Víctor Silva concluyó desde hace un año y desde entonces, varios cuadros han levantado la mano para dirigir al partido.

“En más de un año ha habido nombramientos interinos en Michoacán desde la dirigencia nacional y en este tiempo el partido ha está detenido, en pausa. Sin una dirigencia que plantee un esquema de trabajo con tiempos, responsabilidades y métodos para reanudar y reestructurar al partido desde los comités, sectores y organizaciones, por eso pedimos cancha pareja y una dirigencia de tiempo completo”, manifestó.

Finalmente, Víctor Gutiérrez resaltó que es momento de someter a consideración de la militancia un cambio en la forma de realizar las designaciones no por “capricho” sino por “necesidad histórica”.

Los cinco aspirantes que son cabezas de expresión coincidieron en que si el PRI no se renueva por convicción democrática, la base y la militancia acabarán por hartarse.

Deja un comentario