Empresa se lleva 6 mdd por estadio fantasma de lujo en Morelia

2798

Ciudad de México – MedioTiempo

Los proyectos en los que ha participado el promotor del Estadio de Tigres que se mantienen en el aire no se limitan a los conocidos en Mérida, Yucatán, o en Verona, Italia, porque a ellos se suma el intento de construcción de una Arena en Michoacán a mediados del 2020.

César Esparza, principal socio de la empresa Juego de Pelota Inc., firmó hace año y medio un contrato de 6 millones de pesos con el Gobierno del Estado de Michoacán para la realización de un estudio de viabilidad para la construcción de un estadio en Morelia, el cual también sigue “en veremos”.

El esbozo del proyecto del Estadio de Tigres se presentó el 13 de enero pasado, pero sin una fecha para el inicio de la obra, además de que se desconoce quiénes serán los inversores, pues sólo se mencionó que participaría la empresa Populous, despacho diseñador de estadios a nivel internacional, en conjunto con Juego de Pelota Inc.

A raíz de ello, Esparza también ha sido cuestionado por su participación en otros proyectos que se han quedado en el tintero, como el Estadio Sostenible de Yucatán, presentado en septiembre del 2020, o la Nueva Arena de Verona, Italia, promovida por este empresario desde hace cuatro años, en 2018, pero recientemente criticado por autoridades veronesas como “proyecto fantasma”, ideada sólo para aumentar los costos inmobiliarios y comerciales en dicha ciudad.

Idearon estadio para Monarcas cuando ya era Mazatlán FC

Constituida en Delaware en 2018, ciudad considerada paraíso fiscal en Estados Unidos, Juego de Pelota Inc. no ha sido conocida por concretar los proyectos que planea, como sucede también en Michoacán, cuyo gobierno destinó recursos públicos para un estudio cuyo resultado se desconoce.

En junio de 2020, Juego de Pelota ganó la licitación pública número CADPE-EM-LEP-052/2020 para la contratación de servicios de “Asesorías asociadas a convenios, tratados, o acuerdos (Estudios de factibilidad para el desarrollo de la Arena Sostenible de Michoacán)”.

Juego de Pelota Inc., que justo en 2020 se dio de alta en el padrón de proveedores del gobierno como una firma dedicada al estudio, diseño, proyecto, construcción y gestión de estadios sostenibles, fue la única compañía que presentó propuesta ante el Comité de Adquisiciones de la Secretaría de Finanzas michoacana el 16 de junio, cuando se llevó a cabo la junta de aclaraciones.

El 23 del mismo mes su propuesta fue revisada y un día después el Gobierno Estatal, entonces encabezado por Silvano Aureoles Conejo, falló a su favor y le adjudicó la licitación por un monto de 6 millones de pesos, de acuerdo a documentos obtenidos por Mediotiempo a través de Transparencia.

El 25 de junio, el secretario de Finanzas, Carlos Maldonado Mendoza; el director de Adquisiciones, Guillermo Loaiza Gómez, y el representante legal de Juego de Pelota, Miguel Ángel Aguilar Hernández, firmaron el contrato para llevar a cabo el estudio de factibilidad de la Arena Sostenible de Michoacán (ASMI).

Según la propuesta de Juego de Pelota, el inmueble serviría para los partidos de futbol de Monarcas, de la Selección Mexicana y partidos FIFA, además de que se utilizaría para conciertos, eventos religiosos, políticos, culturales, y para los juegos de los Aguacateros de la Liga Nacional de Baloncesto de México o encuentros de la NBA.

Sin embargo, la mayor incongruencia en la justificación del estudio para analizar la viabilidad del inmueble era el estatus del Morelia, pues cuando se firmó el contrato, el club Monarcas ya había sido convertido en el Mazatlán FC para jugar en el Estado de Sinaloa.

Fotos: Twitter @MazatlanFC

Esta mudanza del equipo propiedad de TV Azteca se hizo pública el 2 de junio del 2020, es decir, tres semanas antes de la firma del contrato para que Juego de Pelota realizara el estudio de viabilidad de la Arena Michoacán, que en teoría serviría para ser casa del Morelia, entre otros eventos.

Cambiaron cifras de pesos a dólares

Cuatro días después de la firma del contrato, el 29 de junio, mediante el oficio SFA/0588/2020, se realizó un convenio modificatorio al documento, pues se cambiaron las cláusulas de facturación y condiciones de pago, ya que al ser una empresa con domicilio fiscal en el extranjero, las facturas emitidas serían en dólares y no en moneda mexicana como se tenía especificado.

Mediotiempo tuvo acceso a una factura por un monto de 132 mil 160 dólares, unos 2.6 millones de pesos, los cuales presumiblemente son parte del pago por el estudio, ya que pese a los cambios que se hicieron en el contrato, el monto total de 6 millones de pesos ya establecido no sufrió modificaciones.

A casi 20 meses de que Juego de Pelota Inc. firmó el contrato con el gobierno de Silvano Aureoles, nada se sabe de los resultados del estudio y mucho menos del proyecto de la Arena Sustentable de Michoacán, pues hasta la publicación de este reportaje no hubo respuesta por parte de la oficina de Comunicación Social del gobierno michoacano sobre el estatus del proyecto.

Las simulitudes entre los proyectos de Yucatán y Michoacán

Llaman la atención las similitudes entre el proyecto presentado en Yucatán, el cual tendría un costo cercano a los 4 mil 200 millones de pesos, de acuerdo a César Esparza, y las especificaciones dentro de la ‘Oferta Técnica y Económica’ con la que Juego de Pelota Inc. ganó en solitario la licitación en Michoacán.

En el documento de 11 hojas, firmado por Manuel García Mercado, otro apoderado legal de la empresa, describen la ASMI como un “desarrollo económico y social en beneficio de la sociedad michoacana”, que además de su multifuncionalidad como estadio y centro de eventos masivos, tendría un hotel, restaurantes, cines, salones, comercios, un teatro, un museo, oficinas gubernamentales de servicios y oficinas en renta para empresas, con lo cual aseguraría que el inmueble no sólo estuviera activo los fines de semana, sino los 365 días del año, características que también fueron resaltadas en el proyecto yucateco.

Ese tipo de comodidades también se presentaron como parte del proyecto para el Estadio de Tigres, el cual fue ideado para incluir también aulas universitarias.

Este modelo de funcionamiento, además de una certificación en materia ambiental y cuidado de los recursos naturales, son las banderas con las que ha navegado el empresario mexicano originario de Chihuahua y su compañía, que en la información de su página de internet presume tener oficinas centrales en el distrito financiero de Nueva York, Wall Street, así como trabajar de la mano de Populous, una compañía de Estados Unidos dedicada a la arquitectura deportiva que ha participado en la edificación de estadios como el Yankee Stadium (MLB), Hard Rock Stadium (NFL), el Estadio Olímpico de Londres (Juegos Olímpicos), el Tottenham Stadium (Premier League), y en los tres inmuebles más nuevos de México: el estadio de Chivas, el Gigante de Acero de Monterrey y el Territorio Santos Modelo.

Deja un comentario