Morelia, Michoacán

La salud mental es un invento de la psicología y la psiquiatría, como tal no existe, a eso que le llaman de tal modo son todas las acciones que se reprimen por ser restricciones morales, sociales y políticas, explicó la psicoanalista, escritora y filósofa, Rosario Herrera Guido.

“La salud mental no existe, es un invento. El asunto de salud mental es que nosotros somos seres del lenguaje, atravesados por el lenguaje. El lenguaje que nos atraviesa a la humanidad logra torcimientos y nombramos unas cosas por otras o no las nombramos, lo que se llama enfermedad mental tiene que ver con todo lo que no se dice o se reprime, o se expulsa del lenguaje para no hablar de ello por lo doloroso, o lo prohibido, o lo que de alguna manera puede ser una restricción social, moral y política”, explicó en entrevista para Primera Plana Radio, la especialista con 40 años de experiencia en terapia.

Herrera Guido recalcó que existen cosas que no se dicen o que hay qué callar, y entonces se convierten en síntoma social, que también se manifiesta en rebeldía social y revoluciones.

Para el caso de la atención de trastornos mentales en Michoacán, la especialista criticó que históricamente, en Michoacán ha tocado tratar el tema a “una bola de ignorantes” que han encomendado el tratamiento a psiquiatras, los cuales tienen una lectura muy restringida de lo que se concibe como malestar mental.

“Ellos reducen todo el tema al sistema nervioso central y periférico con todas las terminales nerviosas, incluida la columna vertebral, para ellos no existe la antropología médica, la sociología médica, el problema antropológico del problema y cómo tenemos una reducción, un reduccionismo científico, se concibe al ser humano como huesos y músculos, lo que lleva a que la psiquiatra no le entre a ver por qué los pacientes se sentían mal por tener broncas con el padre, ni al lado de quién comes, con quién trabajas, cómo fuiste tratado de niño, todos esos aspectos que son fundamentales, quedan fuera”.

Foto: Pixabay

La especialista concluyó al señalar que mientras en el Gobierno Estatal sigan al frente de las áreas de atención mental “una bola de ignorantes” y sigan ignorando al psicoanálisis como posibilidad de atención, será complicado brindar atención integral a los pacientes.

“El psicoanálisis ni lo tragan, ni lo mastican, ni lo conocen, incluso hay personas que en el momento actual dicen que está acabado, es una supina ignorancia; por eso vemos a gente en la calle hablando sola, que no sabe a dónde ir, o quienes buscan ansiolíticos para dormir, ello en relación a la pandemia, porque nos ha generado ansiedad por estar o ver de manera real, la posibilidad de muerte”.

Deja un comentario