¿Qué pasó, Presidente, no comió sano?

108

Historias del Tercer Mundo

Foto: Wendy Rufino

Como si estuviéramos viviendo un loop infernal, el Presidente de México anunció que contrajo covid, exactamente un año después de que se enfermó por primera vez, en enero del 2021.

Justo ese día por la mañana -sin cubrebocas- demeritaba la gravedad de la variante ómicron y aseguraba que no había razón para que los niños dejaran de asistir a las escuelas, a pesar de no estar vacunados, ya que según él, no hay hospitalizados por esa variante (lo cual, por cierto, no es verdad).

Su nueva infección coincidió también con la emisión de una lamentable publicidad del Gobierno Federal que dio a conocer su director de Comunicación Social, Jesús Ramírez Cuevas (un genio) en donde aparece un hombre disfrazado de covid siendo perseguido por botargas de frutas y verduras…

El equipo de comunicación creyó que su spot fue tan bueno, que sacó toda una serie de videos similares; sin embago, se trata de información engañosa, pues la comida natural no cura el covid, que además es menos probable contraer en espacios abiertos y solitarios.

Este video, donde los gestos y los diálogos hacen pensar que está dirigido a niños muy pequeños o a personas con algún tipo de discapacidad intelectual, remite a los “10 mandamientos” de López Obrador, que supuestamente escribió de su puño y letra y tituló “Decálogo para salir del coronavirus y enfrentar la nueva realidad”.

Según López Obrador y sus seguidores, para “salir del coronavirus”, entre otras cosas, no hay que ser consumista, racista o egoísta, se debe ser espiritual, hacer ejercicio y comer sano. ¿Cuál de estos mandatos no habrá cumplido el Presidente?

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Sabemos que al Presidente le gusta comer, y así como un día presume que come en puestos de garnachas, otro se le ve almorzando en abundancia en su despacho y otro más desayuna con el empresario más adinerado del país. ¿Será que no comió sano?

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Imagen

AMLO no se enferma

Desde que llegó la pandemia al país ha sido notoria la resistencia de López Obrador a usar cubrebocas y su afán por minimizar la enfermedad y por mostrarse fuerte, al grado de que ya sabiéndose portador de covid emitió mensajes en video desde su despacho prácticamente todos los días.

En el primero de estos mensajes sacó un cubrebocas de su cajón y aseguró que sí había “gente” se lo pondría, lo que hace pensar que en vez de camarógrafo cuente con un mono amaestrado y que los miembros de su gabinete que lo acompañaban tal vez sean extraterrestres.

En el libro “La otra conquista”, Tzvetan Todorov habla de cómo los españoles conquistaron a los aztecas también en el terreno espiritual y simbólico alimentando la creencia de que eran seres sobrenaturales que no enfermaban y no morían. Por eso ocultaban a sus muertos, incluso a los caballos, ya que en un principio se pensaba que formaban parte de un solo ser, como centauros, y también alimentaron ese mito.

AMLO pide a mexicanos 'no espantarse' por Ómicron | ABC Noticias

Estas estrategias de los conquistadores recuerdan a la estrategia del Presidente y su equipo de comunicacion, aunque por otro lado es notorio su desprecio hacia la salud de los mexicanos y esto se ve reflejado en el pésimo sistema de vacunación, que obliga a quien quiera vacunarse a formarse durate horas bajo el sol o la lluvia, ante la insuficiencia de sedes, de dosis y sin avisar a tiempo. Al parecer la dignidad es cosa neoliberal.

El mismo desprecio se ha mostrado hacia los pacientes de cáncer, de VIH o de cualquiera de los padecimientos para los que ya no hay medicamento en el seguro social y hacia los niños en general, al lanzarlos a clases sin vacunar y a todos, al no invertir lo suficiente en salud o en pruebas de covid y no seguir las recomendaciones de la OMS.

La autora es maestra en Políticas Púbicas por el Instituto de Investigaciones Económicas y Empresariales de la UMSNH y licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas. Ha publicado cuentosy poesía y se ha desempeñado como periodista enfocándose en temas de política, Congreso y derechos humanos.

Deja un comentario