Michoacán y Jalisco, convertida en la frontera de desapariciones

298

Morelia, Michoacán

La frontera que divide a Michoacán y Jalisco está convertida en una zona de miedo por la desaparición de personas, como pasó con el basquetbolista del equipo Libertadores de Querétaro, Alexis Cervantes.

Y es que, a partir de la denuncia pública que hizo esta semana la familia del deportista y la Liga Nacional de Baloncesto, han salido más casos de personas que corrieron la misma suerte cuando circulaban por las carreteras que conectan a ambas entidades.

Las fichas con los nombres y fotografías de las víctimas, se difunden en redes sociales como sucedió con el jugador de basquetbol, quien el martes 21 de diciembre abordó un taxi en el municipio de Los Reyes, Michoacán, para que lo llevara al Aeropuerto de Guadalajara, y se perdió todo rastro de él y el conductor de la unidad, antes de llegar a La Barca, Jalisco.

“Derivado de la situación de mi hermano, se da uno cuenta que en ese tramo de la carretera son muchísimas personas las que han desaparecido, pero no se cuenta con denuncias porque la gente tiene miedo (…)”.

“Es lamentable que en esa zona se tenga secuestrada a toda la población, y que esta gente pueda decidir sobre la integridad de las personas que transitan por esas carreteras”, expresó Óscar Cervantes, hermano de Alexis, en entrevista que concedió ayer a Grupo Imagen.

Este martes se cumple una semana desde la desaparición del deportista, y nada se sabe de su paradero ni del chofer, identificado como Marcos Sandoval Julián.

En el caso de José Ulises Hernández Murguía, 52 años, y Esaúl de Jesús Rincón Galván, de 30 años, ellos desaparecieron desde el pasado 19 de octubre.

La última información que se tuvo de ellos fue que se habían internado en el municipio de Jamay, Jalisco, en un taxi tipo Tsuru, con placas T-212-LBA, y desde entonces no se conoce su paradero.

Lo mismo pasó con Miguel Ángel Solorio Farías y Eduardo Lúa Valencia, ambos de 39 años de edad, así como de otra persona que los acompañaba, de nombre Rodrigo, quienes salieron de Uruapan el pasado 1 de noviembre, también rumbo al Aeropuerto de Guadalajara.

De acuerdo con las fichas de búsqueda, emitidas por las autoridades, para este traslado las tres personas abordaron un vehículo del transporte público, un Nissan, tipo versa, rotulado como Taxi Línea Especial, con número económico 17, y tampoco llegaron a su destino ni se sabe más de ellos.

En redes sociales, sus familiares han difundido incluso imágenes del taxi donde viajaban, con placas S-802-LBA de Michoacán.

“¿Alguien vio esta unidad? El primero de noviembre iba de Uruapan para Guadalajara y ya no regresó. Cualquier informe es muy importante”, refieren las publicaciones.

Deja un comentario