La película La casa Gucci podría ser llevada a los tribunales

35

Roma, Italia

La película de Ridley Scott, La casa Gucci, donde se acusa a los miembros de esa familia de estar integrada por hooligans, está a punto de ser demandada por los descendientes de la famosa casa de modas italiana.

La película se basa en uno de los acontecimientos más destacados de la década de 1990 en Italia, el asesinato de Maurizio Gucci (interpretado por Adam Driver), el nieto-heredero de ese emporio de la moda, un delito que se le atribuyó a su exesposa Patrizia Reggiani (Lady Gaga), quien buscaba cobrar la parte que le correspondía de la herencia.

“La familia Gucci se reserva el derecho de tomar cualquier iniciativa para proteger su nombre e imagen, así como los de sus familiares”, dice una carta firmada por los herederos de Guccio Gucci, (1905-1990), fundador de la marca de lujo.

La misiva alerta que los descendientes de Gucci se sintieron especialmente dolidos por la descripción que se hace de Patrizia Reggiani, una mujer condenada por ordenar el asesinato de Maurizio Gucci, quien en el filme es presentada “como víctima”.

También lamentaron que Aldo Gucci y sus familiares fueran retratados, además, como “matones, violentos, ignorantes e insensibles al mundo que les rodea”.

“Gucci es una familia que vive honrando el trabajo de sus antepasados, cuya memoria no merece ser perturbada para escenificar un espectáculo que es falso y que no hace justicia a sus protagonistas”, subrayó un miembro del clan.

La casa Gucci está dirigida por el director británico Ridley Scott, de 83 años, que ha realizado algunas de las películas más emblemáticas de los últimos 40 años, como Blade Runner, Alien y Gladiator.

La familia Gucci no está involucrada en la marca de lujo desde los años 1990. Ahora la compañía es propiedad del grupo francés Kering, fundado por el multimillonario François Pinault.

Deja un comentario