Foto: ACG

Buenavista, Michoacán

Luego de que el secretario de Seguridad Pública, José Alfredo Ortega, acudiera a Buenavista para realizar una revisión de las condiciones operativas de la Policía Municipal, lo cual llevó al desarme y decomiso de 21 armas por incumplimiento de licencia o licencia vencida, el alcalde del municipio, Sergio Báez Torres, expresó que “lo agarraron de sorpresa”.

Durante este miércoles, el titular de la SSP fue a Buenavista de sorpresa y se percató de que los elementos policiacos portaban armas sin licencia, por ende, se dio paso al desarme de los mismos, dándoles la opción de la renuncia o convertirse en policías de proximidad.

En tanto, cerca de dos centenas de policías estatales asumirán las tareas de seguridad en el municipio de la Tierra Caliente, foco rojo de inseguridad por la presencia de civiles armados en la zona.

En entrevista, el edil michoacano opinó que “le hubiera gustado” un trabajo más coordinado con la SSP, no obstante se está en la línea de colaboración para mejorar las condiciones de seguridad del municipio.

“Tenemos problemas desde el 2013 con el tema de la licencia colectiva; de aquí se sustrajeron muchas armas y hemos tenido dificultades para poner al corriente esa licencia porque hay mucho armamento que no ha sido localizado y está perdido. Identificamos en el proceso de Entrega-Recepción que muchos de los armamentos que teníamos registrados no están y nos hemos dado a la tarea de ver dónde pudieron haber quedado”, explicó el munícipe ante las cámaras de los medios de comunicación.

Sobre el operativo que se gestó para que los policías estatales se hicieran cargo de la seguridad de Buenavista, Báez Torres manifestó su sorpresa:

“No sabíamos que vendrían, nos tomó por sorpresa, no estábamos en conocimiento de esto; debió haber un proceso de acercamiento previo, por lo menos darnos atención”, expresó el edil.

Deja un comentario