¿Por qué AMLO ya no quiere a Aristegui?

114

Ciudad de México

Un reportaje en donde se revelan nuevas irregularidades en el programa estrella de la adminsitración federal, Sembrando Vida, desató la furia del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ya que se señala que uno de sus hijos podría estar implicado.

De acuerdo con la investigación “Sembrando Vida y la Fábrica de Chocolate”, que se dio a conocer en varios medios nacionales, entre ellos el de la periodista Carmen Aristegui, en Tabasco se dispuso que los campesinos adheridos a este programa sembraran cacao, a pesar de que los liniamientos del programa establecen que la producción debe de partir de un consenso entre los campesinos y este grano no fue elegido por ellos.

Esto causó inconformidad entre varios de los beneficiarios, quienes fueron entrevistados por Tania Gómez. A varios de ellos no se les dio el cultivo y lo perdieron, ya que no estaban capacitados ni tenían experiencia en el cultivo de cacao, además de que no hubo un estudio técnico ni se tomaron en cuenta las condiciones climáticas del lugar.

La relación con Andrés Manuel López Beltrán, hijo de López Obrador, parte de que él posee un negocio denominado Rocío Chocolate, cuyo registro se dio días después de la puesta en marcha de Sembrando Vida, en conjunto con su amigo Hugo Chavez Ayala, a quien se le señala como impulsor del cultivo de cacao en el programa y que niega su relación con los hijos de López Obrador, lo cual desmiente el reportaje.

El cacao que se siembra en Tabasco, se afirma, va para el negocio de los hijos del presidente.

“Es una conservadora”

La respuesta del Presidente de la República no se hizo esperar, y un día después de la publicación del reportaje aprovechó la plataforma de su conferencia de prensa matutina para denostar a Proceso y a la periodista Carmen Aristegui, aunque no fueron los únicos que publicaron el reportaje.

“Nunca han estado a favor de nuestro movimiento, que ellos dicen que, porque son independientes, y yo sostengo que sí son independientes, pero independientes del pueblo, que nunca se han involucrado, nunca han hecho un periodismo en favor del pueblo”, espetó.

A pesar de que Aristegui había sido criticada a principios del sexenio por prácticamente no cuestionar al gobierno de López Obrador y de que fue de las pocas periodistas que le abrieron un espacio siendo candidato, el titular del Ejecutivo la tachó de conservadora por haber colaborado con Reforma.

“Sereno moreno”

Carmen Aristegui respondió al presidente, le recomendó leer el reportaje antes de hablar, le cuestionó si habría algo “de qué preocuparse” en la actividad empresarial de sus hijos y lo invitó a serenarse:

“Usted sabe que lo estimo, estimo su larga batalla por llegar a la Presidencia de la República, pero, ¡sereno, moreno! Lea el reportaje y ya luego platicamos”, dijo en su programa de radio. 

Él, en cambio, dijo que no la estima para nada ni tiene simpatías por ella y que “desde antes”, cuando alguien de su partido hablaba en su favor, él se quedaba callado, porque ya la consideraba una “periodista conservadora”.

No obstante, Arisetegui fue una de las principales críticas de los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, lo cual le llegó a costar incluso su empleo.

No es la primera vez que se señalan a Sembrando Vida

Ya desde el 2019, cuando el Consejo Nacional de Evaluación (Coneval), que se encarga por ley de evaluar todos los programas federales, detectó irregularidades en Sembrado Vida.

El programa establece la entrega de un monto en efectivo regularmente a los campesinos adscritos, del cual se descuenta una cantidad que supuestamente iría a un fondo que se emplearia en capacitación y otras actividades que favorecerían a los beneficiarios.

En aquel entonces, el Coneval señaló que no habia documentos que probaran la existencia de ese fondo ni había manera de saber en qué se habían destinado esos recursos, ya que no se habían entregado informes bancarios que demostraran qué institución albergaba dicho fondo y cómo se había empleado.

La respuesta de López Obrador ante estos señalamientos fue la propuesta de desaparecer el Coneval y algunas declaraciones en torno a lo que costaba al erario público mantener a ese organismo autonómo.

Al año siguiente, se destinó un monto mayor de recursos para la operación de este programa, mismo que se ofreció a Estados Unidos y que se pretende poner en marcha en Centroamérica.

Deja un comentario