Armando Salud Mental

Hasta el siglo xx, el sentimiento amoroso revelaba la intensa necesidad de la presencia física del otro. Oscar Wilde expresaba que hay dos grandes tragedias en la vida: perder al ser amado y encontrar al ser amado (sic) con base a lo anterior es importante considerar que desde inicios de la pandemia del coronavirus COVID-19 la necesidad de la atención psicológica se ha incrementado a causa de las modificaciones en nuestro estilo de vida y que sin duda son factores detonantes de conflictos en la salud mental y en esta ocasión me voy a referir al Trastorno de Ansiedad Generalizada.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) es de cierta manera un mecanismo de defensa que usa nuestro organismo para protegerse ante situaciones nuevas, desconocidas o peligrosas, por ejemplo: aprender a trabajar desde casa, usar cubrebocas, uso de gel antibacterial, convivir de forma diferente en el núcleo familiar (pareja, hijos y familia) clases en línea, no visitar a seres queridos, etc, por eso mismo la ansiedad como trastorno del estado de animo afecta el organismo de una forma prolongada y desafortunadamente el estrés es uno de los principales detonantes de la Ansiedad, no hay que dejar de lado que el problema de la pandemia es mundial por lo tanto es esperable que la gran mayoría de la población en México y el mundo nos enfrentemos a problemas de estrés.

Hay un término llamado “fatiga pandémica” que la OMS denomina a raíz de todos aquellos síntomas derivados del COVID-19 sin embargo la fatiga pandémica puede llegar a ser temporal y esto va a depender del manejo que cada uno de nosotros le estemos dando a las situaciones que vemos como conflictos en nuestra vida cotidiana pero que solamente tiene que ver con el virus del COVID-19.

En el TAG la ansiedad y la preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes con una predominancia de 6 meses;

Nota: En los niños, solamente se requiere un ítem de los 4 siguientes:

  • Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta.
  • Fácilmente fatigado.
  • Dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco.
  • Irritabilidad.
  • Tensión muscular.
  • Problemas de sueño (dificultad para dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio).
    Fuente: DSM V Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales

Cabe señalar que el diagnóstico solo lo puede hacer el especialista ya sea psicoterapeuta y/o psiquiatra ya que si se manifiestan síntomas parecidos a los anteriores no siempre significa que sea Ansiedad, en mi experiencia hay pacientes que han llegado a mi consultorio diagnosticados con TAG y resulta ser que es depresión o algún otro trastorno con síntomas muy parecidos y si esto sucede entonces también como consecuencia vendrá un tratamiento erróneo que aumentará el malestar del paciente.

Contacto: psicologoarmando@yahoo.com.mx

Deja un comentario