Avalancha de migrantes rodea el estadio olímpico de Tapachula

25

Ciudad de México

Activistas y fuentes de organizaciones internacionales aseguraron que cerca de 5 000 migrantes de diversas nacionalidades se congregaron ayer lunes en las inmediaciones del estadio Olímpico de Tapachula, Chiapas, ante “la promesa” de que el Instituto Nacional de Migración (INM) los trasladaría a otras ciudades a fin de “destrabar” sus trámites de solicitud de asilo en el país.

Sin embargo, ante la gran demanda de extranjeros que deseaban ser parte de ese proceso, el trámite fue suspendido, lo que generó reclamos y un mucho caos en la zona.

Una fuente federal cercana al caso dijo a algunos medios de prensa que la suspensión se dio “por un ajuste operativo” y aclaró que el objetivo del INM y otras autoridades es trasladar a migrantes, exclusivamente procedentes de Haití, a 15 estados del país.

Se les otorgará una visa de visitantes por razones humanitarias que les permite transitar libremente por toda la República, con vigencia de un año, y les da posibilidad de obtener empleo en apego a la legislación.

No obstante, de acuerdo con las leyes en la materia, en caso de aceptar este tipo de visa, los migrantes estarían renunciando a sus solicitudes de refugio.

Sin embargo, diversas fuentes indicaron que a los extranjeros haitianos “no les interesa” el asilo en México, “lo que quieren es llegar a Estados Unidos”.

Entre enero y octubre de este año, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) ha recibido 108 mil 195 solicitudes de asilo; de éstas, 74 mil 397 se concentran en Tapachula, un pueblo que está totalmente rebasado.

“Nos dijeron que viniéramos de allá, de Migración, para acá y nada, mira cómo estamos bajo el sol”, dijo a AP la cubana Roxana Águila en las afueras del estadio, mientras aguardaba junto con sus padres y una bebé de tres años.

“Supuestamente acá iban a salir no sé cuántos autobuses, 40 u 80 autobuses, hasta la Ciudad de México”, expresó David Perozo Manríquez, de Venezuela, quien todavía no ha podido iniciar sus trámites de refugio, pero confiaba en hacerlo desde la capital.

Deja un comentario