Revelan más sobornos vinculados a Presa J. Múgica construida por Cárdenas y Godoy

168

Libre Expresión…

“Entre las diversas maneras de matar la libertad, no hay ninguna más homicida para la república que la impunidad del crimen y la proscripción de la virtud”. Francisco de Miranda (1750 – 1816) Escritor, político y militar venezolano.

Estoy plenamente convencido que los gobiernos que encabezaron los experredistas Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel fueron majaderamente corruptos, pero también tengo claro que la rendición de cuentas en Michoacán es letra muerta.

Nueva investigación periodística realizada por “QUINTO ELEMENTO LAB” señala que cuatro personas, posibles funcionarios de dichas administraciones e identificados con pseudónimos como “Océano”, “Xavier”, “Xavier 2” y “Meninos”, recibieron 8.6 millones de dólares en 22 presuntos sobornos vinculados a la obra “PH Michoacán”, que indudablemente se trata de la presa “Francisco J. Múgica”.

La obra empezó con Cárdenas Batel y culminó con Godoy Rangel. Inicialmente se proyectó que costaría 1 mil 500 millones de pesos, pero al final se pagaron casi 3 mil millones, pese a que el contrato se firmó en la modalidad de “precio alzado” y “llave en mano” para garantizar que el costo de la obra no incrementaría, de los cuales el 86% fueron recursos estatales y el resto de la Federación, como lo evidenció la investigación periodística de “Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad”.

La nueva información revela que “la persona que se benefició con el mayor monto de sobornos correspondientes a la obra en Michoacán se esconde tras el alias “Océano”. Tan solo entre enero y junio de 2011 este seudónimo recibió 19 aportaciones por un total de 8.1 millones de dólares; mientras que “Xavier 2” recibió 250 mil dólares, Xavier obtuvo 215 mil dólares y “Meninos” consiguió 15 mil”.

Indudablemente se trata de una investigación que enriquece las sospechas de corrupción que se tienen de los gobiernos en mención, y claro que son elementos que tendrían que retomarse con puntualidad por las autoridades correspondientes para llegar hasta las últimas consecuencias. Pero eso no va a suceder.

La lucha contra la corrupción que dice encabezar el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es sólo su fetiche discursivo favorito, es el atole con el dedo que más le gusta dar a sus seguidores; en términos reales, no hay nada.

Baste observar el ranking de The Word Justice Proyect en el apartado de “Ausencia de Corrupción” que nos pone en el lugar 135 de 139 países evaluados, es decir, entre los 5 más corruptos; y si aún le quedan dudas, revise el circo mediático que han construido en torno a su privilegiado Emilio Lozoya.

Así que todo apunta a que, por más que se trate de una excelente investigación periodística, no pasará nada, las autoridades competentes no moverán un dedo, podrían encontrar culpables a íntimos colaboradores del inquilino de Palacio Nacional, a experredistas que hoy se presumen como flamantes integrantes del partido en el poder.

La misma investigación revela que el fiscal peruano José Domingo Pérez que indaga estos presuntos actos de corrupción, ha realizado “170 solicitudes de información al Ministerio de Justicia de Brasil” a la par que busca a exdirectivos de Odebrecht para que revelen la identidad de los funcionarios que recibieron sobornos, en tanto que “los fiscales mexicanos apenas han formulado 16 peticiones”.

Si en el tema donde presuntamente el Ejecutivo Federal está interesado y le vendría bien para su imagen poner contra las cuerdas a Enrique Peña Nieto y/o sus funcionarios, no ha pasado nada, mucho menos pasará en un tema que involucra a sus correligionarios, a quienes, en aras del más vulgar pragmatismo, le rinden incondicional pleitesía.

Al momento dos cosas quedan claras, los elementos de veracidad señalan contundentemente que los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel fueron muy corruptos, y dos, no habrá rendición de cuentas, son parte del poder y uno de ellos se apellida Cárdenas.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

cmongem@hotmail.com

Deja un comentario