Buenos Aires, Argentina

Nicolás Gilad Pereg, conocido como el “hombre gato”, quien está siendo juzgado por haber matado, presuntamente, a su madre y a su tía en 2019, no dejó de maullar continuamente en su juicio, sentado en el banquillo de los acusados, por lo que la jueza, Laura Gallardo, determinado que se lo llevaran de la sala.

El jurado popular decidirá su condena y su defensa tratará de liberarle por su condición psiquiátrica.

Este hecho ocurrió en el Tribunal Colegiado Nº 1 de la provincia argentina de Mendoza, al oeste del país.

“Señor Gilad Pereg, ¿este es su nombre?”, le preguntó la jueza Laura Guajardo al hombre de 40 años. “Miau”, contestó mirando al frente y con las manos esposadas.

¿Cómo ocurrió el crimen?

Nicolás Gilad Pereg está acusado del delito de homicidio agravado contra su madre Pyrhia Saroussy, de 63 años, y de homicidio simple agravado de Lily Pereg, su tía, que tenía 54 años. Ambas habían viajo desde Israel hasta Argentina con el objetivo de visitar Mendoza, donde residía el “hombre gato”. La última vez que se vieron a estas mujeres fue en enero de 2019.

Dos semanas más tarde, se encontraron los cuerpos enterrados en la casa. Estaban mutiladas. Para poder ocultar los cuerpos, el asesino trató de cubrirlos con tierra y piedras.

Desde el principio de la investigación, Nicolás Gilad Pereg dijo que era un gato, por lo que llevaba a cabo conductas relacionadas con estos felinos. Arañaba a los guardias y dejó de hablar para solo maullar, como ocurrió en el juicio.

Deja un comentario