Bogotá, Colombia

Amplia repercusión sigue teniendo en la prensa internacional la captura del jefe de Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, uno de los líderes más buscados del narcotráfico en Colombia y el mundo, quien fue detenido durante la tarde del sábado.

Según está confirmado, el apresamiento tuvo lugar en la zona rural de El Totumo, que hace parte del municipio de Necoclí, en el golfo de Urabá, en el noroeste de Colombia, donde surgió el Clan del Golfo, que luego se extendió por otras regiones del país.

La captura fue el resultado de un arduo trabajo de las fuerzas armadas de Colombia y la policía, de la mano con la Fiscalía General de la Nación, y con el respaldo de las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Reino Unido. Participaron en la operación decenas de uniformados y helicópteros.

Otoniel no sólo era buscado por las autoridades colombianas, sino que la Administración de Control de Drogas (DEA) ofrecía hasta 5 millones de dólares de recompensa para cualquier información sobre su captura.

La caída del jefe de la mayor banda narco de Colombia representa el mayor golpe del gobierno colombiano del conservador Iván Duque al crimen organizado.

Luego del suceso Duque se dirigió a los colombianos para informar sobre la captura:

“En la operación conjunta articulada Osiris ha sido capturado Otoniel, el máximo cabecilla del Clan del Golfo. Este es el golpe más duro que se ha propiciado al narco en este siglo, solo es comparable con la caída de Pablo Escobar”.

¿Quién es Otoniel, el líder del Clan del Golfo?

Otoniel nació en Necoclí, Antioquia, Colombia, donde hizo crecer su emporio criminal. En sus comienzos, fue integrante de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL), grupo en el que llegó a delinquir con solo 16 años de edad. Después formó parte del grupo paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Otoniel era buscado intensamente desde 2015 en la región de Urabá por miles de policías y militares participantes en las 2 fases de la “Operación Agamenón”, mediante la cual fueron abatidos a capturados decenas de hombres a su mando y se incautaron toneladas de cocaína.

Según el gobierno colombiano, el Clan del Golfo es responsable del envío de toneladas de cocaína a Estados Unidos, así como de montar una red criminal dedicada a cobrar extorsiones a empresarios y comerciantes en la región de Urabá, fronteriza con Panamá, y en la costa Atlántica principalmente.

También se le acusa de asesinar a numerosos policías,  líderes sociales y menores, como parte de su estrategia de terror en las zonas en las que opera la banda. 

Por esas razones, Otoniel tiene más de un centenar de procesos abiertos en la justicia colombiana y la Interpol lo buscaba con circular roja.

Deja un comentario