La transición educativa continúa

65

Gambito Social

En estas tres semanas de relevo gubernamental se han generado muchas novedades que hacen pensar que se podrán generar cambios profundos en materia educativa.

Además de los naturales hallazgos y observaciones que se están dando en las dependencias del sector, producto de la inobservancia de la normatividad y de las responsabilidades en la materia por parte de los exfuncionarios, también se están dando cambios en la forma de atender a la comunidad educativa en la entidad.

Por ejemplo, es de reconocerse la nueva forma de interacción que ha establecido la titular de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), de solicitar números telefónicos para comunicarse directamente con los afectados que denuncian vía redes sociales la problemática imperante en las escuelas michoacanas. Mantener atención directa y diálogo con la ciudadanía es una respuesta positiva a la problemática que se arrastra de décadas, donde hemos visto pasar pésimas estrategias comunicativas, en donde se ha llegado a responder con confrontaciones, altanería, sarcasmo y faltas de ortografía a las víctimas de las malas decisiones que han tomado las autoridades.

Otro ejemplo es el manejo de cifras más apegadas a la evidente situación del sistema educativo estatal. Las cifras oficiales de la matriculación en educación básica llaman la atención en el comunicado emitido por la SEE, toda vez que se mencionan 767 mil estudiantes en educación básica, monto que interpela al casi millón de alumnos que se reportaba al cierre del sexenio pasado. Ello implicaría, a reserva de analizar más a detalle, un abandono escolar de casi el 20 por ciento, que estaría por encima de la estimación del INEGI, que se encuentra alrededor del 13 por ciento.

Sin duda, es materia de un diagnóstico más profundo para establecer la situación que guardan los estudiantes que no continuaron sus trayectorias educativas, así como las causas que los orillaron a ello, para el establecimiento de una ruta de restablecimiento de su derecho a aprender.

Una situación adicional es el empeño que se ha puesto en intentar construir soluciones estructurales para el sistema educativo estatal. Los compromisos para la federalización de la nómina que se han entablado siguen en pie, pero también se están realizando revisiones y diseñando procesos que impedirán se incurra en los mismos vicios que tienen décadas de antigüedad.

Esperemos que estas señales de que hay una transición auténtica se sostengan y se multipliquen por el desarrollo pleno de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en la entidad, así como por el cumplimiento de las responsabilidades con el magisterio michoacano. Que así sea.

Sus comentarios son bienvenidos en erik.aviles@gmail.com y en Twitter en @Erik_Aviles

Deja un comentario