Pintas de colores, el descontento plasmado en piedra

22

Morelia, Michoacán

Hay manchas que simulan sangre, leyendas en contra del Estado, recordatorio de los feminicidios y reclamos hacia el exgobernador Silvano Aureoles Conejo. La fachada de Palacio de Gobierno nunca había estado tan marcada de descontento social.

Para unos es indignante, para otros es totalmente legítimo, pero la realidad es que los 80 inmuebles del Centro Histórico que se encuentran intervenidos con pintas, como reflejo de las constantes movilizaciones que se han venido presentando en la capital michoacana.

Desde los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), colectivas feministas, comuneros y estudiantes, se han encargado de plasmar sus reclamos en las paredes del llamado Patrimonio de la Humanidad.

Algunos transeúntes se muestran indiferentes a las pintas, otros más aprovechan para fotografiarse y están los que se molestan y recriminan que se está dañando parte la historia de la ciudad.

En medio de la división de opiniones y sin importar las causas, las puertas de Palacio de Gobierno y Congreso del Estado se mantienen cerradas. No hay quién atienda o escuche las demandas.

Deja un comentario