Charales y salsa K’pini, de la necesidad a proyecto de vida

22

Morelia, Michoacán

El amor por la cocina nació por una necesidad. Martha García Vargas formaba parte de una familia amplia de once hermanos y esto orilló a que su madre les enseñara a todos los hijos a preparar platillos tradicionales, sobre todo los que surgen de Zirahuén.

Actualmente, Martha ha lanzado su propia marca de charales y salsa de molcajete. Lleva por nombre K’pini, que en purépecha significa “amor y pasión por lo que uno hace”.

Frente al lago de Zirahuén, también conocido como “el espejo de los dioses”, explica que no sólo se trata de un negocio familiar, sino del orgullo y la responsabilidad de representar sus orígenes.

Cocinera tradicional desde el 2014, dentro de sus platillos se incluye todo lo que ofrece el lago: pescado blanco, charales y trucha. A eso, le suma una salsa que ha perfeccionado como receta propia en la que usa jitomate, chile perón, ajo y cebolla.

“Esto apenas empieza, somos cuatro los que estamos trabajando en K’pini, pero quiero llevar mis productos a todos los eventos posibles, ya estuvimos en Aguascalientes, Querétaro y Pachuca”.

Lo que ha calificado como un “sabor único”, Martha por ahora está comercializando sus productos en su cocina, en restaurantes de la zona y fijará puntos de venta en Morelia. Pero advierte que en un años visualiza a su empresa expandida por diferentes partes del país, pues considera un acto de justicia que se conozca la gastronomía de Zirahuén.

Deja un comentario