Escaleras de Santa María, una conexión entre el pasado y el presente de Morelia

69

Morelia, Michoacán

El recorrido de norte a sur comienza en la avenida Camelinas, justo enfrente del Zoológico y llega hasta la avenida Rey Tanganxoan II. Desde temprana hora, centenas de personas que gustan de ejercitar su cuerpo se dan cita en las Escaleras de Santa María, que por más de medio siglo han sido un escaparate deportivo ubicado al sur de la ciudad.

Un icono de la capital michoacana para los apasionados del ejercicio cardiovascular, pues en sus casi 300 escalones, disfrutan de triturar, destruir y darle forma a sus pantorrillas, piernas y cuádriceps; el reto no es apto para cualquier principiante, se requiere constancia y dedicación.

La zona, antaño fungía como un paso empinado que tuvo una función primordial en Morelia para tener contacto con las rancherías ubicadas al sur de la ciudad, es una conexión entre el pasado y el presente de un Morelia que ha quedado en el inconsciente colectivo.

A un costado de las escaleras existe un gimnasio al aire libre, que si bien tiene tintes de vandalismo, las personas siguen usando los aparatos para desconectarse de la ciudad aunque sea por un rato y enfocarse en realizar alguna rutina.

Una zona roja de inseguridad por las noches, y también un lugar íntimo para los amorosos cuando cae el sol; las escaleras son un símbolo moreliano rodeado de camelinas, sauces, laureles, eucaliptos y demás flora y fauna nativa.

“Yo tengo como 15 años viniendo, ahorita con la pandemia es un lugar ideal para hacer ejercicio. No cambio por nada mi hora de entrenamiento aquí”, narró Salvador de 50 años, mientras tomaba aire.

Los más jóvenes gustan de venir a pasear con sus mascotas, otros más, acuden a respirar un poco de aire puro y otros más, a leer su libro favorito. Sin duda, las escalinatas son un símbolo para la sociedad moreliana.

Deja un comentario