Talibanes quitan sus empleos a mujeres afganas y no les permiten regresar a las escuelas

14

Kabul, Afganistán

Las restricciones de los talibanes al trabajo y al el estudio de las mujeres en Afganistán entraron en vigor ayer lunes, generando indignación a nivel nacional e internacional.

Pese a haber prometido una versión más suave de su brutal y represivo régimen de 1996 a 2001, los islamistas radicales están reforzando su control sobre las libertades de las mujeres, un mes después de haber tomado el poder en Afganistán.

“Podría estar muerta”, dice una mujer, expulsada de un importante cargo en el ministerio de Relaciones Exteriores. Estaba a cargo de todo un departamento, y había muchas mujeres trabajando conmigo. Ahora todas hemos perdido nuestro trabajo, comentó a la AFP.

El alcalde en funciones de Kabul ha afirmado que los trabajos municipales ocupados por mujeres tendrán que ser ahora asumidos por los hombres.

Todo ello se produce mientras el Ministerio de Educación ordenó a los profesores y estudiantes hombres a volver a las escuelas secundarias este fin de semana, pero sin mencionar a los millones de profesoras y alumnas existentes en el país.

Las mujeres afganas lograron notables avances en su condición y derechos en los pasados 20 años, convirtiéndose en jueces, pilotos, diputadas u oficiales de policía, aunque esta situación se dio fundamentalmente en las grandes ciudades.

Sin embargo, durante el pasado régimen talibán, las mujeres fueron ampliamente excluidas del trabajo y la educación y no se les permitía salir de sus casas si no era en compañía de un familiar hombre.

Deja un comentario