‘Está gacha la situación’ en la Av. Lázaro Cárdenas

152

Morelia, Michoacán

Mientras la maquinaria está a todo lo que da y emite ruidos que por momentos se vuelven intolerables a lo largo de la avenida Lázaro Cárdenas, un comerciante observa con apatía al tiempo que acomoda los zapatos que tiene a la venta. Son de a cien pesos los pares, pero nadie se acerca siquiera a curiosear.

A casi cuatro meses de que iniciaron las obras de rehabilitación en esta zona de la ciudad, el comerciante da su veredicto: “Está gacha la situación”. Dice que prácticamente no ha vendido nada, pero lo que más le preocupa es el local que tiene a pocos metros, uno que mantiene con la cortina hacia abajo y con una cartulina que muestra unas letras ilegibles.

“A veces me persignaba, pero así es esto. Yo digo que no hacía falta que arreglaran esta calle, pero ya ves cómo es el gobierno… y esto tenlo por seguro que se lo van a dejar a la próxima administración, no veo cómo lo puedan acabar antes del día primero”.

El compromiso del Gobierno Municipal es entregar la primera parte de la obra antes de que concluya la administración, la cual corresponde a la zona de vialidad; sin embargo, quedará pendiente la parte de las banquetas.

Al zapatero poco le importa que lo vayan a retirar de la vía pública. Insiste que su tensión se centra en el local y la renta que implica mantenerlo. “Está duro, pero ya con sacar para comer está bien, dicen que Dios aprieta, pero no ahorca”.

Metros más adelante, el dueño de la tienda de electrónica observa con atención los movimientos de los trabajadores. Relata que desde el primer día ha sido testigo cercano del desarrollo de la obra, de los errores de la constructora, del movimiento de personal por falta de pago y hasta de la caída de dos personas como consecuencia de los huecos en las banquetas.

Con cinco años como propietario del establecimiento, explica que la pandemia ha sido la etapa más crítica en cuanto a ganancias se refiere. “No sale lo que uno espera”, pero confiesa que tampoco ha cedido a la desesperación porque sabe que volver a empezar siempre será más complicado.

Se dice un ignorante del tema, pero a fuerza de observación, expresa que el problema en la avenida no es la vialidad, sino las deficiencias en el sistema de drenaje que provocan inundaciones en la zona, “que hace que la Lázaro se convierta en una laguna”.

Más allá de los meses que se van acumulando en los trabajos de rehabilitación, opina que la constructora no midió las consecuencias de lo peligroso que resulta caminar por esta área, pues los hoyos son constantes y simplemente son cubiertos por tablones que lo que menos inspiran es confianza.

Ante la ausencia de clientes, el ritual del resto de los comerciantes es matar el tiempo viendo a los trabajadores ir y venir con la maquinaria. La única excepción es el zapatero, quien aburrido de la misma escena, mejor opta por revisar la sección deportiva del periódico. “Messi llega al PSG”, se lee en el titular. Los detalles de la noticia le hacen abrir los ojos más de la cuenta hasta que el cubrebocas termina por descender un poco. Al menos una novedad entre tanto ruido.

Deja un comentario