Ni 30 ni 50, un 40% de aforo, crece la tensión entre Ayuntamiento y empresarios

57

Morelia, Michoacán

Nadie cedía. La sesión del Comité Municipal de Salud fue larga y por momentos llena de tensión. En más de dos horas, llovieron los argumentos, las discusiones y los llamados a la empatía. La tercera ola de contagios de covid ya comienza a agotar la paciencia en todos los sectores.

El primero en expresar su malestar fue el alcalde de Morelia, Humberto Arróniz Reyes, quien no dudó en pedir la palabra cuando se percató que la propuesta inicial del comité era mantener el aforo del 50 por ciento en restaurantes, bares y centros nocturnos.

“No se necesita ser un experto en estadísticas para entender que en quince días estaremos rebasados en capacidad hospitalaria si se mantiene la tendencia de contagios”, reprochó al jefe de la jurisdicción sanitaria No. 1, Roberto Quevedo Díaz.

Para el edil, la capital michoacana está enfrentando la situación más grave desde que inició la pandemia en febrero del año pasado. Por ello, visiblemente fastidiado, no escatimó en decir que una medida congruente era la reducción del aforo a un 30 por ciento y limitar los mercados ambulantes de la ciudad.

Foto: ACG

“A la muerte no hay que darle concesiones”, refutó.

Sin embargo, la propuesta no agradó al presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Michoacán, Fernando Figueroa Silva, quien de inmediato pidió el micrófono.

“Yo quiero poner en la mesa la crisis económica. Un aforo del 30 por ciento será lo mismo que cerrar; les pido que no piensen en el empresario, ellos pueden soportar eso y más, pero no los meseros, cocineros y barmans”.

Ante la mirada indiferente del presidente municipal, el empresario prosiguió:

“Venimos de meses aguantando y aguantando, entiendo que hay que tomar medidas drásticas, pero les solicito que no sea el 30 por ciento, sino un 45 o 40”.

Foto: ACG

Con la encomienda de representar a 120 agremiados, el presidente de Canirac también reprochó la medida de impedir la instalación de mesas en los portales del Centro Histórico. Argumentó que eran espacios abiertos, donde se podía delimitar el acceso o implementar una mayor distancia entre los clientes.

Dejado llevar por la euforia del momento, Fernando Figueroa aprovechó para repartir opiniones personales. De las autoridades de salud, dijo que tienen que ser más efectivos en los cuidados y con atrevimiento, sugirió que a partir de mañana se abran los centros de vacunación para toda la población mayor de 18 años.

Al sentirse aludido, Roberto Quevedo Díaz insistió con sus datos. Habló de la variante Delta, de cómo en Morelia ya se tienen siete casos registrados y de la posibilidad de que éstos hayan contagiado a otras ocho personas. Mostró gráficas, evidenció los 595 casos que se contagiaron pese a contar con la vacuna y pidió a los directores de los diferentes hospitales informar el número de camas ocupadas por pacientes con el virus.

Foto: ACG

En medio del intercambio de opiniones, el secretario de Servicios Públicos Municipales, Ramón Baltierra Sánchez, también aprovechó para desahogarse: “

Decirle a los empresarios que tampoco es justo, ayer veía en una nota que ya quieren que entre el nuevo gobierno para que los dejen trabajar, eso no se vale”.

Nada. Sería el cansancio y el hambre, pero de a poco los decibeles de la reunión fueron descendiendo. Hubo un acuerdo: el 40 por ciento. De mesas y portales en el centro de la ciudad, el alcalde prometió abordarlo a la brevedad. Clausurada la sesión. Nos vemos en quince días.

Deja un comentario