Animalistas piden castigo ejemplar para maltratador de Aurora

49

Morelia, Michoacán

Tras la muerte de Aurora, perrita que fue rescatada de una persona que la maltrataba y violaba, rescatistas independientes, asociaciones protectoras de animales y habitantes de Los Reyes en general, emitieron un pronunciamiento para demandar a la Fiscalía General del Estado (FGE) que se aplique justicia y se agilice la investigación para que se pueda lograr un castigo ejemplar.

Los animalistas consideraron que la perrita French Poodle sufrió uno de los peores casos de violencia animal, ya que murió de un desgarramiento anal a causa de las heridas que le provocó el maltrato reiterado.

Gabriela Amezcua, la rescatista independiente que tuvo en su poder a Aurora durante sus últimos días de su vida, consideró que el castigo que se aplique contra el hombre que la maltrató sea tal que sirva para desalentar a ese tipo de personas a incurrir en actos de violencia animal.

Aurora, la perrita de talla pequeña, pesaba menos de cuatro kilos. Fue encontrada ciega, con sus genitales destrozados, en completo estado de desnutrición y repleta de bacterias.

Fueron los vecinos de la Colonia Santa Rosa en el municipio de los Reyes, donde tenían cautiva a la perrita, quienes denunciaron los alaridos de dolor que emitía a diario la pequeña mascota.

“Pedimos que se haga justicia, que las leyes no queden en elefantes blancos, es un caso de extrema crueldad animal y que además se corre el riesgo de que continúe con este tipo de acciones con animales en situación de calle y que después lo transfiera a mujeres”, alertó la rescatista independiente.

Lanzó un llamado a la Cámara de Diputados para que no pase desapercibido este tipo de acciones de extrema crueldad y los legisladores exijan que se aplique la ley y se dé un castigo para evitar que la violencia exponencial en Michoacán que aqueja también a los animales, que carecen de voz para suplicar un “ya basta” a la deshumanización.

Cabe señalar que ya se encuentra abierta la carpeta de investigación y la familia del victimario ha intentado presionar y amenazar a animalistas independientes y asociaciones protectoras para que retiren la denuncia y el delito quede en la impunidad; sin embargo Gabriela enfatizó que la acción legal seguirá su curso.

Deja un comentario