Desnudándose, Khloé Kardashian responde a filtración de su foto al natural

0
30

Morelia, Michoacán

Quién sabe con qué intenciones, alguien difundió una foto de la más joven de las hermanas Kardashian mostrando su espectacular fisonomía completamente al natural, “sin filtros”, en una imagen que parece ser de hace años, antes de que tonificara su figura con estrictos planes de acondicionamiento físico y nutrición.

Esto provocó una extensa y polarizada polémica en redes sociales, entre los que defendían la belleza natural de la socialité, y de las mujeres en general, y los que aprovecharon la ocasión para burlarse de la celulitis o ligeros depósitos adiposos que se dejaban ver en la fotografía.

Aunque el clan femenino más famoso del mundo hizo todo lo posible porque se retirara la imagen de internet, esta ya se había viralizado por todo el orbe, ante lo cual Khloé dio un paso al frente e hizo todo un posicionamiento al respecto, desnudando su alma, por medio de su cuenta de Instagram:

Hola chicos, esta soy yo y mi cuerpo sin retoques ni filtros. La foto que se publicó esta semana es hermosa. Pero como alguien que ha luchado con la imagen corporal toda su vida, cuando alguien te toma una foto que no es halagadora, con mala iluminación o no captura tu cuerpo como está después de trabajar, es tan difícil llevarlo a este punto, y luego compartirlo con el mundo, debería tener todo el derecho a solicitar que no sea compartida, independientemente de quién seas.

En verdad, la presión, el ridículo constante y el juicio durante toda mi vida para ser perfecta y cumplir con los estándares de otros sobre cómo debería verme ha sido demasiado para soportar.

“Khloé es la hermana gorda”. “Khloé es la hermana fea”. “Su papá no debe ser su verdadero papá porque se ve muy diferente”. “La única forma en que pudo haber perdido ese peso debe haber sido mediante la cirugía”.

¿Debería continuar?

Aunque ella es una persona que decidió construir toda su vida alrededor de su aspecto físico, al igual que todas sus hermanas, y convertirlo en un producto de consumo, no deja de ser indignante la facilidad con la que algunas personas hacen pedazos la imagen de otras. Por ello, continuó:

Oh, pero a quién le importa cómo se siente ella, porque creció en una vida de privilegio. Ella también está en un reality show, así que se inscribió para todo esto. Por supuesto, no estoy pidiendo simpatía, pero estoy pidiendo que se me reconozca como ser humano.

No soy perfecta, pero les prometo que todos los días trato de vivir mi vida de la manera más honesta posible y con empatía y amabilidad. No significa que no haya cometido errores. Pero no voy a mentir. Es casi insoportable tratar de estar a la altura de los estándares imposibles que el público ha establecido para mí.

Durante más de una década en fotos, cada defecto e imperfección ha sido microanalizado y burlado hasta el más mínimo detalle y el mundo me lo recuerda todos los días. Y cuando tomo esa crítica para usarla como motivación para ponerme en la mejor forma de mi vida e incluso para ayudar a otros con las mismas luchas, me dijeron que no podría haberlo hecho a través del trabajo duro y seguro debo haber pagado (con dinero) por todo.

Pero la catarsis y el desahogo de la bellísima modelo no quedó ahí, demostrando que el hecho le caló hondo:

Nunca te acostumbras a que te juzguen, te aparten y te digan lo poco atractiva que eres, pero diré que si escuchas algo lo suficiente, empiezas a creerlo.

Este es un ejemplo de cómo me han condicionado a sentir, que no soy lo suficientemente hermosa simplemente siendo yo.

Me encanta un buen filtro, una buena iluminación y una edición aquí y allá. De la misma manera me pongo un poco de maquillaje, me hago las uñas o me pongo un par de tacones para presentarme al mundo de la manera que quiero que me vean, y es exactamente lo que seguiré haciendo sin pedir disculpas.

Mi cuerpo, mi imagen y cómo elijo lucir y lo que quiero compartir es mi elección. No le corresponde a nadie ya decidir o juzgar qué es aceptable y qué no.

Así, en un mundo más obsesionado que nunca con la imagen física, la declaración de la californiana de 36 años de edad resuena en os estertores de la moral pública, y es seguro que sus palabras llevarán a identificarse a muchas mujeres y hombres alrededor del planeta. No obstante, aún queda una sentencia final por parte de Khloé, para cerrar el asunto:

Para aquellos que sienten la presión constante de no sentirse nunca lo suficientemente perfectos, quiero que sepan que los veo y los entiendo.

Todos los días mi familia y amigos que me aman me dicen que soy hermosa, pero sé que hay que creerlo desde dentro. Todos somos únicos y perfectos a nuestra manera, cualquiera que sea la forma en que uno elige ser visto.

Me he dado cuenta de que no podemos seguir viviendo la vida tratando de encajar en el molde perfecto de lo que otros han establecido para nosotros. Sólo hazlo tú y asegúrate de que tu corazón esté feliz.

Pero eso no fue todo: para que no cupieran dudas del orgullo sobre su majestuoso estado físico, Khloé regaló al mundo un video mostrando su cuerpo tal cual como está en este momento, sin filtros, desnudando ahora el cuerpo, con sus respectivos pilones de imágenes mientras hace ejercicio en el gimnasio. Aquí te los mostramos:

Deja un comentario