Exhiben abandono y revictimización sistemática de menores indígenas en Michoacán

0
24

Morelia, Michoacán

Se presume que el abuso sexual contra menores en comunidades indígenas persiste, a pesar de que no hay certeza de cuántas niñas han sido agredidas, pues la mayoría teme denunciar.

Así pintó el terrible retrato de la situación que viven miles y miles de mujeres michoacanas Marianela Baltazar Téllez, de la Red de Abogadas y Promotoras Indígenas Michoacán.

El pasado 7 de febrero, en la comunidad de Santa Fe de la Laguna, una adolescente de 16 años fue agredida sexualmente por dos hombres mayores de 30 años, y a pesar de haberse interpuesto la denuncia ante la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Sexuales el 8 de febrero, a la madre de la víctima no se le otorgó ni el número de denuncia para darle seguimiento al caso, explicó Celina Manuel, integrante de la comunidad.

La denuncia ha traído consigo omisión y falta de respuesta por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), afirmó Celina, que denunció públicamente que se llegó al grado de negarle a la víctima copias de su propio expediente por carencias en infraestructura, es decir, no se le entreg´p ni a ella ni a la madre porque “no funcionaban las fotocopiadoras” de la institución.

Además, las letradas coincidieron en que la falta de traductoras en el interior de la institución, cuestión obligada por ley, evidencia la falta de atención a casos de interculturalidad, lo que sustenta el hecho tangible de que las mujeres indígenas carecen de atención y son en la mayoría de los casos las más olvidadas, evaluaron.

“Este caso es un ejemplo de la no garantía del interés superior del menor, de la constante revictimización que viven las mujeres indígenas cuando presentan su denuncia por no hablar fluidamente el español, por ser rurales y de escasos recursos”, argumentaron.

Sofía Blanco Sistos de la colectiva Mujeres Andando Procesos por Autonomías Sororales (MAPAS) hizo un llamado a las instituciones como la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer) y el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipina) a que den acompañamiento a las denunciantes, pues:

No sólo es necesario la perspectiva de género, sino también la intercultural y de jóvenes.

Lo más lamentable, añadieron, es que los agresores están libres, viven en la comunidad y son un constante peligro para las víctimas.

Deja un comentario