No quiero que mi gato cace

105

Morelia, Michoacán – CNN

Mucho se dice en las redes sociales acerca del pasatiempo de los gatos de cazar animales pequeños. Hay quienes sostienen que se trata de obsequios para sus dueños y otros más radicales claman porque se encierre a estas pequeñas mascotas para que no acaben con la supuesta fauna de las regiones, aunque por lo general sus presas suelen ser plagas, como roedores y cucharachas, pero también pueden diversificarlas dependiendo de la región donde habiten.

Supuestas soluciones como encerrar a los felinos o ponerles cascabeles al cuello -ya no se diga envenenarlos- no constituyen realmente una manera de acabar con este “problema” y sí pueden ser estresantes y hasta crueles para estas sensibles mascotas.

Un nuevo estudio  Universidad de Exeter, en el suroeste de Inglaterra, concluyó que una manera efectiva de acabar con este hábito es jugar más con nuestros gatos y alimentarlos con carne o bien con alimentos para gatos que contengan una mayor concentración de proteínas.

Alimentar a un gato con comida comercial de alta calidad, en la que las proteínas provienen de la carne, llevó a una reducción del 36 por ciento en la cantidad de animales que cazaron y llevaron a casa, según los investigadores. Mientras que de 5 a 10 minutos de juego diario resultó en una disminución del 25 por ciento, señala el estudio.

“Mantener a los gatos en el interior del hogar es la única forma segura de evitar la caza. Sin embargo, a algunos dueños les preocupan las implicaciones que tiene para el bienestar el hecho de restringir el acceso de sus gatos al exterior”, señaló Robbie McDonald, profesor de ecología en el Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Exeter.

Durante el estudio, los propietarios simularon la caza. Esto permitió a los gatos acechar, perseguir y saltar sobre un juguete de plumas antes de darles un ratón de juguete después de cada “caza”, indicaron los investigadores.

Foto: Getty Images

Ahora bien, los científicos no saben exactamente por qué la comida con más carne provocó una disminución de la caza. Sin embargo, tienen una teoría:

“Algunos alimentos para gatos contienen proteínas de fuentes vegetales como la soja. Y es posible que a pesar de formar una ‘dieta completa’, estos alimentos dejen a algunos gatos deficientes en uno o más micronutrientes. Lo que los impulsa a cazar”, dijo en el comunicado de prensa Martina Cecchetti, estudiante de doctorado en Exeter, quien llevó a cabo los experimentos.

Los investigadores analizaron la efectividad de los collares de colores y de los cascabeles y descubrieron que aunque los primeros redujeron la posibilidad de atapar aves, no la de cazar mamíferos y que los gatos aprenden a cazar incluso con el cascabel puesto.

El estudio incluyó a 355 gatos de 219 hogares en el suroeste de Inglaterra y duró 12 semanas. El artículo fue publicado en la revista Current Biology.

Deja un comentario