El abandono

0
12

Zona Cero

En la peor crisis de seguridad, graves problemas en la economía de la población y siendo el epicentro de la epidemia COVID-19, el alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, abandona a su suerte a las y los habitantes que confiaron en él para gobernar la capital del estado.

Abandona el cargo quedando mucho a deber, y lo deja formalmente, ya que durante meses y con cargo al erario, descuidó sus obligaciones para ir a recorrer el estado encabezando el movimiento R21 acompañado por un séquito de empleados municipales fuera de su circunscripción.

Indolente a la muerte, enfermedad, duelo, pérdida y sufrimiento de 824 familias, el quemador de puertas históricas va en pos de su ambición política sin importarle nada más, dejando a un lado la responsabilidad que le fue conferida mediante el voto ciudadano.

El pueblo que no recuerda la historia está condenado a repetirla, Morón se va siendo omiso y negligente respecto a la inseguridad que se vive en la capital del estado, siendo Morelia el sexto lugar nacional en feminicidios.

Será recordado como el edil opositor a las medidas sanitarias que pudieron evitar que hoy los hospitales estén colapsados y con hasta 10 muertes diarias de morelianos en sus casas, sólo por no dejar de ser popular.

El ex líder magisterial, agitador para muchos, obtuvo la candidatura de Morena a la gubernatura en un muy cuestionando proceso interno que aún no queda claro.

Ojalá los votantes no olviden estas estadísticas el día de la elección, porque no sólo depende de ello su futuro, sino el de sus padres que quedarían vulnerables ante el COVID-19 (o cualquier otra enfermedad) o condenarían a sus hijas a vivir con miedo y arriesgando su vida a diario, porque, si no le alcanzó para hacer nada como alcalde, mucho menos lo haría como gobernador.

No nos merecemos un gobernante de esa calaña; que bueno que ya se fue y ojalá no lo dejen ser de nuevo.

Deja un comentario