¿Es necesario que nos bañemos todos los días?

0
14

Cuidad de México

Bueno, debemos advertir que no estamos formulando esta pregunta en plan de broma, ni para tratar de justificar, un poco. a ciertos fulanos que no les gusta “jugar agua” en esta época de invierno. El asunto es más serio de lo que parece, por lo menos eso piensa James Hamblin de 37 años, profesor de la escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, y especialista en medicina preventiva, quien, ante el asombro de muchos, lleva 5 años sin meterse debajo de una regadera.

Sgún la BBC Mundo, Hamblin ha publicado en la revista estadounidense The Atlantic varios artículos sobre el tema como los titulados “Dejé de ducharme y la vida continuó” y “Te estás duchando demasiado” en los que asegura que pasamos dos años completos de nuestras vidas bañándonos, lo cual es un desperdicio en dinero y agua.

El polémico maestro, quien sí insiste en que nunca dejemos de lavarnos las manos con jabón y de cepillarnos los dientes, publicó a mediados del pasado años su libro Limpio: la nueva ciencia de la piel y la belleza de hacer menos, en el que explicó su aversión a los grandes enjuagues llenos de espumas:

“En mi caso fue un proceso gradual: empecé a usar menos jabón, champú y desodorante y a bañarse con menos frecuencia, algo que solía hacer prácticamente todos los días. Hubo momentos en los que me quería duchar, porque lo extrañaba, olía mal y sentía que tenía grasa. Pero eso empezó a pasarme cada vez menos. Y la razón es que a medida que usaba “menos y menos”, empecé a necesitar bien poco”.

Interrogado por Margarita Rodríguez de la BBC News Mundo sobre las causas que motivaron que dejara de bañarse en 2015 Hamblin explicó:

Al aplicar productos en nuestra piel y cabello todos los días se altera una especie de equilibrio entre los aceites de la piel y las bacterias que viven en ella. Igualmente, si te duchas agresivamente, destruyes los ecosistemas. y se pueden favorecer los tipos de microbios que producen olor”.

Y agregó:

“Después de un tiempo sin la ducha, se da un proceso de regulación: tu ecosistema llega a un estado estable y dejas de oler mal. No hueles como agua de rosas. Simplemente hueles como una persona”-

De todas formas, Hamblin, presentador de una serie de videos de salud titulada “Si nuestros cuerpos hablaran”, confesó que durante bastante tiempo le tuvo que preguntar a “colegas, amigos y personas que sabía serían honestas” para asegurarse de que no era el único que no percibía en él un olor desagradable. Finalmente, llegó a la conclusión de que tiene un olor “propio”, que a su esposa le gusta y que para otras personas “no está mal”.

“Actualmente, finaliza el catedrático de la Universidad de Yale, me enjuago cuando lo necesito o cuando lo deseo, sólo con agua, rápido, especialmente cuando tengo el cabello como si me hubiese acabado de despertar o si visiblemente tengo algo sucio”.

Deja un comentario