Oficial: Joe Biden será presidente de EU

0
13

Washington DC, EU – Expansión

Por fin llegó el día de la elección. Y aunque el berrinche del todavía presidente Donald Trump, por no haber conquistado las preferencias populares necesarias para ganar la reelección, quedó claro que fue ampliamente superado por su contrincante demócrata.

Suele ser un mero trámite, pero nada en 2020 es un mero trámite. El Colegio Electoral de Estados Unidos emitió hoy sus votos para elegir al nuevo presidente de Estados Unidos, tras unas elecciones ganadas por Joe Biden, pero donde su rival, Donald Trump, se ha negado a reconocer la derrota.

Finalmente, sin embargo, no hubo sorpresas y fue, en efecto, un trámite: el Colegio Electoral ratificó hoy los resultados de las urnas y emitió 302 votos a favor de Biden y 232 para Trump (faltan los 4 votos de Hawai, que serán para el demócrata). Biden es ya presidente electo.

¿Qué es el Colegio Electoral?

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos no se vota directamente por el presidente. Cuando los estadounidenses van a las urnas, en realidad están eligiendo a una lista de electores designados por los partidos políticos de su estado, que se comprometen a apoyar al candidato de ese partido.

A cada estado, en función de su tamaño y su población, le corresponde un número determinado: por ejemplo, California tiene 55 y Utah suma 6. Los electores son escogidos cada cuatro años, y el proceso cambia de un estado a otro: algunos los eligen durante las convenciones estatales republicana y demócrata; en otros son legisladores estatales, líderes de partidos o donantes. En total, hay 538 votos electorales en juego, y por eso el candidato ganador es el que consigue una mayoría simple: 270.

El ganador en cada estado se queda con todos los votos electorales, excepto Maine y Nebraska. Una crítica es que el sistema otorga demasiado poder a los estados con menor población, porque cada uno tiene al menos tres electores independientemente de su número de habitantes.

El Colegio Electoral nació en la Convención Constitucional de 1787 en Filadelfia. Los fundadores de la nación buscaban que el organismo sirviera para restar poder al Congreso, en un tiempo donde el voto popular directo no fue una opción por problemas logísticos y de comunicación.

¿Y siempre votan por quien deben?

No. Se los llama “electores infieles”. En 2016, siete de ellos rompieron sus promesas de votar por el nominado de su partido. Votaron por candidatos que no estaban en la boleta, como Bernie Sanders y Colin Powell, y su decisión no cambió el resultado. Y en 1824, Andrew Jackson ganó el voto popular y también la mayoría de votos electorales, y sin embargo, el elegido fue John Quincy Adams. En esta ocasión, aunque hubiera sido el sueño dorado de Trump, no hubo electores infieles.

El Colegio Electoral recibe cada vez más críticas y los dos partidos en Estados Unidos han mostrado a veces su intención de modificarlo, pero de momento no han dado pasos en este sentido.

Deja un comentario