La hora del baño ¿Agua caliente o fría?

0
27

Morelia, Michoacán

La respuesta a esta pregunta tiene que ver con lo que quieres conseguir para tu cuerpo y organismo. Aquí te platicamos los beneficios o perjuicios de ducharte con agua caliente o fría.

La mayor parte de las personas la prefiere caliente; en mi caso, mientras más caliente, mejor. Tiene un efecto relajante y ayuda a aliviar dolores musculares y combatir el insomnio o incluso las cefaleas tensionales.

El agua caliente no cura un resfriado, ni la gripe, pero el vapor que produce a la temperatura que la utilizan muchos, entre 34 y 38 grados Celsius, descongestiona las vías respiratorias y si agregamos unas hojas de eucalipto, mucho mejor.

Por otro lado, el agua caliente tiene un gran poder de limpieza pero no abre los poros, como se le atribuye erróneamente.

El agua fría despeja la mente y el cuerpo y, en ese sentido, ayuda a la concentración en cualquier actividad intelectual o que requiera mucha energía. Esto tiene una doble base fisiológica: por un lado, el frío activa la circulación y proporciona más flujo de sangre a los órganos y tejidos y por otro, estimula la producción de noradrenalina, una hormona relacionada con el estrés.

Así que tú decides, aunque no son las únicas dos opciones, ya que también te diré que bañarnos con agua templada evita que la piel se reseque.

Deja un comentario