Ganan los normalistas; juez cede a presiones y los libera

0
45

Morelia, Michoacán

Después de que 66 normalistas fueron detenidos en flagrancia delictiva, sólo uno de ellos seguirá en prisión, pues el Poder Judicial decidió liberar a 13 de los únicos 14 jóvenes a los que ya se les había dictado prisión preventiva, tras ser vinculados a proceso 64 de ellos por ataques a las vías de comunicación y daño a las cosas doloso, y sólo 14 mantenidos recluidos por lesiones calificadas, y de éstos, 7 por robo de uso y privación ilegal de la libertad.

El juez a cargo del asunto, después de una semana plagada de acciones violentas y la comisión de nuevos delitos por parte de los compañeros de los detenidos, apoyados por comuneros, que llegaron a dejar en ruinas vehículos de ciudadanos particulares e incluso secuestraron a cinco policías de Michoacán, optó por conceder la suspensión condicional del proceso, con lo cual los apenas procesados dejan el Centro de Readaptación Social (Cereso) “David Franco Rodriguez”, ubicado en Mil Cumbres, en completa impunidad.

Sólo un normalista quedó preso y se continuará su juicio penal, Iván Ch., originario de Pénjamo, Guanajuato, por estar identificado como el principal incitador de los hechos violentos en la caseta de cobro de Panindícuaro de la Autopista de Occidente, donde fueron detenidos los 66 supuestos estudiantes, por lo que está acusado de los cinco delitos.

Al día siguiente de la detención fueron liberados dos de los 66, por presumirse que no estaban directamente implicados, y 64 quedaron a disposición del Ministerio Público y fueron vinculados a proceso, pero únicamente 14 quedaron en la cárcel, mientras a los demás se les otorgó seguir su proceso en libertad. Sin embargo, al haberse suspendido el proceso de los 13 hoy liberados, se espera que la misma medida sea aplicada a los otros 40, por cuestión de equidad judicial, con lo que el guanajuatense tendrá que enfrentar en solitario las acusaciones.

A pesar de que a siete de los jóvenes se les sigue la acción penal por uno de los delitos más graves que existe, privación ilegal de la libertad, una vez más el Poder Judicial ejecuta un trato preferencial y a todos los 13 por igual les suspendió el proceso, condicionado a algunas reglas de conducta y al pago de 22 mil 368.28 pesos, cada uno, por los destrozos causados a la caseta, y otro de 994.71 pesos por las lesiones en contra de cuatro guardias de seguridad privados.

Las reglas de conducta consisten en la prohibición de participar en manifestaciones y cada mes deben de acudir a firmar ante las autoridades competentes. De incumplirlas, supuestamente se reactivaría su proceso penal, pero en la historia de Michoacán no se conoce de un solo caso en el que esto se haya cumplido.

Deja un comentario