Rosario Robles ajusta trato con FGR como testigo colaborador

0
39

Primera Plana – Ciudad de México

La experredista Rosario Robles Berlanga, quien al haber sido pareja del empresario argentino Carlos Ahumada se cree tiene información privilegiada sobre el caso de la Estafa maestra, está en negociaciones con la Fiscalía General de la República (FGR) para convertirse en testigo colaborador y disminuir su condena por su presunta participación.

Así lo difundió esta tarde de lunes el periodista Carlos Loret de Mola, que tuiteó:

La extitular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) de Enrique Peña Nieto está acusada de ejercicio indebido del servicio público por el presunto desvío de al menos mil 787 millones de pesos en 2015, después de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) descubrió que durante su gestión se articuló una red de simulación de servicios, en complicidad con diversas universidades locales, para desviar fondos que debían ir a los programas sociales de su dependencia, dentro del caso conocido como “La estafa maestra”, y fue vinculada a proceso el 13 de agosto de 2019. 

Posteriormente, esta misma tarde, El Universal confirmó con varias fuentes allegadas al caso que Rosario Robles está en plena negociación la FGR para obtener un criterio de oportunidad que le permita obtener beneficios en los juicios penales que ella misma enfrenta en el caso.

Esta negociación es providencial para la primera mujer jefa de gobierno del entonces Distrito Federal, muy cercana a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y al hoy presidente López Obrador, tomando en cuenta que la FGR ha optado por no ejecutar una orden de aprehensión en su contra por delincuencia organizada y lavado de dinero, dentro de la Estafa Maestra, mientras sigue recluida en el penal de Santa Marta en prisión preventiva, a pesar de sus varios intentos por ser investigada en libertad.

Su expareja Carlos Ahumada Kurtz fue una pieza clave para accionar en contra de Andrés Manuel López Obrador, de quien es enemigo mortal, pues trató de implicarlo en una red de corrupción que él mismo armó con este fin, y por la que estuvo preso en Ciudad de México, siendo después liberado y logrando sortear diversas acusaciones tanto de la justicia mexicana como de la argentina, y hasta el día de hoy se autodenomina víctima de “persecución política” en ambos países.

Ahumada fue acusado por la propia Rosario Robles del delito de fraude y extorsión por 400 millones de pesos, en contra de ella misma u del Partido de la Revolución Democrática (PRD), pues la fundadora del Sol Azteca asegura que el argentino, cuando era su cónyuge, robó su firma de un documento en blanco para ponerla en un pagaré apócrifo con fecha del 1 de agosto de 2003, para cobrar con este documento un préstamo que hizo al partido cuando su novia era la dirigente nacional. Este caso se sigue investigando hasta hoy.

Deja un comentario