The Lighthouse cubre al FICM con su luz sobrenatural

11

José G. Rodríguez – Morelia, Michoacán

Luego de cuatro años de espera, Robert Eggers, joven promesa del cine de autor, y quien con The Wich (2015), acaparara la mirada de expertos y cinéfilos con una propuesta de terror tintada de sobrenatural y fantástica, algo fresco para el cine de género, vuelve a sorprendernos con The Lighthouse (2019), minimalista cinta de horror, con nuevos elementos fantásticos, de misterio y sobrenaturales.

Ephraim Winslow (Robert Pattinson) se interna como aprendiz cuatro meses en una isla en algún lugar del mundo y en medio del mar, bajo la tutela de Thomas Wake (Willem Dafoe), quien con severos tratos y ortodoxos modos le guía en sus labores de mantenimiento en el faro, sin permitirle el paso a la punta de la torre, de donde emerge la luz y la cual resguarda con recelo.

La nueva propuesta de terror del joven director de 36 años de edad destaca por su cuidadoso y elaborado guión, seguro respaldado por un puntual storyboard, a decir de las cuidadas tomas en una cabaña, un faro y una isla, únicos elementos de locación.

Por su parte, los diálogos son otro elemento rescatable en la trama, principalmente cuando salen de la boca de Willem y Robert, quienes hacen un extraordinario trabajo de interpretación con una notable naturalidad en los dichos, además de sus cuidadosos gestos y movimientos teatrales, que acompañados por la dirección y una fotografía precisa, presentada en formato 4:3, como en forma de faro, en blanco y negro, y con imponente sonido, tanto original como de ambiente, dotan de poder cada escena y en su conjunto ponen al espectador al servicio del misterio, el terror, la curiosidad y la imaginación, entre tantas facultades humanas que despiertan con este filme.

Con el tiempo, la cinta podría entrar en la categoría de culto dada la puntual propuesta que se presta a distintas interpretaciones, tales como la búsqueda de la verdad, el salir de la cueva de Platón o descubrir nuestra razón en la vida.

Entre algunas referencias a las que hace este trabajo están cintas como La isla siniestra (2010), dirigida por Martin Scorsese, donde se trata el misterio y la locura; pero sobre todo tiene referencias del aclamado cineasta Béla Tarr, con El hombre de Londres (2007) o más aún con El caballo de Turín (2011), por los destellos misteriosos y apocalípticos, cuya atmósfera es parecida a la cinta de Eggers.

Sin duda estamos ante otro chispazo de genialidad de este imberbe director en cuanto a trabajos cinematográficos, pero con experiencia en el lenguaje del cine, al cual ha imprimido su estilo propio. De esos cineastas de los que esperas su nueva propuesta.

La película tendrá su estreno este martes en Festival Internacional de Cine de Morelia y será presentada por el propio protagonista e invitado de honor William Dafoe, bajo la alfombra roja en Cinépolis, en el Centro de Morelia, a las 17:30 horas.

Deja un comentario