CRÓNICA: Genitallica conecta de energía a michoacanos en su 20 aniversario

7

Morelia, Michoacán – José G. Rodríguez

Morelia fue una de las ciudades escogidas por Genitallica para celebrar sus 20 años de carrera musical, en un concierto que reunió a unos mil jóvenes de distintas tribus urbanas pero que tenían en común el gusto por la banda de Monterrey. El escenario fue el salón Arena en pleno Centro de la capital michoacana, la noche de este sábado 29 de junio.

Foto: José G. Rodríguez

Pasaba la media noche y los cuatro regiomontanos caminaban rumbo al escenario mientras sonaba la Marcha imperial de Star Wars. Acompañaba a la música los gritos de los fanáticos que coreaban sus nombres esperando un gesto de vuelta.

Foto: José G. Rodríguez

Beno, Antulio, Gallo y Andrés tomaron los instrumentos y prendieron más el ambiente que ya se vivía, ¿cómo está la banda de Michoacán?, buenas noches, ¿Qué fue lo que paso?, y con ese grito arrancaba la velada con una de sus canciones más famosas que fue acompañada por todos los asistentes.

Foto: José G. Rodríguez

Por la energía y la juventud que se vio en el escenario parecía como si no fuera una banda que estuviera celebrando veinte años de trayectoria, una cantidad de años considerable para un grupo que casi no ha tenido cambios en su estructura y mucho menos en su estilo o propuesta musical. Se mantiene el mismo sarcasmo, la polémica, los tabús y la comicidad contadas en las letras muy bien acomodadas, con ritmo y música que le dan el estilo particular a la banda, integradas en variedad de géneros como el Rock, Hip Hop, Ska, Reggae, punk y hasta el ranchero.

Foto: José G. Rodríguez

Era la segunda vez que venían a Morelia, decía Beno, y pedía se sumaran a su voz para entonar Mi vida no vale nada, tema de su último álbum Bien intenso de 2017. El público correspondía e imitaba los saltos que se deban en el escenario.

Foto: José G. Rodríguez

Una lluvia de cerveza cayó hasta las personas que estábamos al frente, como acompañando la letra de la siguiente rola que decía:

Dicen que soy bebedor compulsivo

sólo lo hago para no estar aburrido

¿Cuál es la verdad? ¿Cuál es la mentira?

Que entre más bebía más enloquecía.

Los saltos se intensificaron y en la parte de atrás del recinto iniciaban un círculo de Slam, entre un suelo resbaloso y lleno de latas de cervezas aplastadas. El baile siguió con canciones como Lo que no recuerdo no pasó y Estoy enamorado de una zorra.

La intensidad bajó por unos segundos para que en el escenario la banda se refrescara y tomara un suspiro mientras en la duela algunos iban por más cerveza o corrían al baño.

Foto: José G. Rodríguez

“Gracias a todos los que hicieron esto posible. Somos Genitallica, de Monterrey. Sabemos que estamos en una generación de música pinche, pero nosotros queremos ser sus Guardaespaldas”, así continuaban con otro tema de su último álbum.

No hubo otro momento mejor para que salieran los borrachos a relucir entonando el “no me molestes, ando borracho, no me molestes mas ando borracho…” y explotando con el “¡Ay mamá que me den más tequila, ay mamá que me den de tomar!”.

Casi se cumplía una hora de concierto y Beno adelantaba que para agosto habría nuevo disco, noticia que sorprendió a algunos y enloqueció a otros.   

La velada se ponía romántica, así lo anunciaban desde el micrófono y pedían apagar las luces del recinto y que las únicas que brillaran fueran la de los celulares de todo el público con mano alzada. Así ocurrió para darle marco al tema Veneno.

Foto: José G. Rodríguez

A los sesenta minutos de concierto, el momento sexy llegó cuando los músicos invitaron las mujeres que quisieran subir al escenario a bailar Chiquitita, la canción más minimalista de la agrupación que sólo tiene dos líneas distintas al recurrente ‘chiqui, chiqui, chiquitita; chiqui, chiqui, chiquitita’. La rítmica canción fue acompañada por el baile de las nueve mujeres que subieron al escenario.

“La estamos pasando muy chingón, no nos queremos ir, Morelia. Esto es ‘No tengo amigos’, del disco ‘Sin vaselina’”. Así moría el concierto pero no el ánimo de los asistentes, que en cierto momento quisieron armar una pelea que no maduro por la oportuna intervención de la seguridad.

Foto: José G. Rodríguez

Todos tomados, sencillo de su primer disco de estudio Picas o platicas, fue de las últimas canciones del concierto de una hora y veinte minutos que celebraba los 20 años de carrera artística, con altas y bajas pero sin traicionar ni censurar la idea con la que empezaron el viaje desde 1997.

Deja un comentario