Cedillo habría vuelto al redil morenista por ‘presiones’ del Gobierno Federal

0
0

Morelia, Michoacán – José Cacho

Una conversación telefónica que supuestamente sostuvieron el reinstalado diputado local Francisco Cedillo y su suplente Azael Toledo, dejaría al descubierto que la reincorporación de Cedillo al grupo parlamentario de Morena en el Congreso Local habría sido por “presiones” del Gobierno Federal y de la Dirigencia Nacional de los morenistas.

Como se recordará, Cedillo renunció a su militancia en Morena al poco tiempo de rendir protesta como diputado local el año pasado, días después fue llamado a ocupar un cargo en el gobierno de Silvano Aureoles, y dejando su curul a Azael Toledo.

Este jueves, Cedillo regresó al Palacio Legislativo de Michoacán y solicitó ocupar nuevamente su puesto como legislador, con la novedad de que regresaba a la fracción del partido lopezobradorista.

En la conversación, cuyo extracto se transcribe enseguida, Cedillo le explica a Toledo que su regreso a Morena obedeció a las presiones de que fue objeto por parte del Gobierno Federal.

AZAEL: Oye, me están comentando que metiste un documento al Congreso, donde estás solicitando tu reincorporación.

CEDILLO: Pues ayer en la noche me hicieron firmar un documento. Yo ni sabía qué era.

–¿Ayer en la noche?

–Sí.

–¿En serio, compa?

–Sí pues, en serio güey. Me levantaron con todo y familia.

–Pero, entonces, ¿a qué hora fue cuando te levantaron?

–Ayer, como a las cuatro y media de la tarde, más o menos (…). Iba llegando al negocio, ni alcancé a llegar.

–¿Y tú familia dónde está?

–No lo sé.

–¿Ya traían a tu familia?

–Ya.

–¿Te están escuchando?

–Lo más seguro es que sí.

–¿Pero ya no te tienen detenido, ni nada?

–Aquí me tienen, en un cuartito (…). El pedo es contigo, güey, la neta.

–¿Pero de qué o qué?

–Pues me imagino al Gobierno Federal.

–¿Pero qué pedo trae el gobierno federal? Ah, ¿por lo de Morena, y todo ese pedo?

–Pues sí, güey. Yo no tengo otro problema, ni otra cosa (…). No sé cuál sea la cosa del gobierno federal.

–¿Pero en qué estuvo que te hicieron firmar? Ni modo que no lo hayas leído.

–Ni siquiera lo leí, nada más me dijo “fírmale aquí”.

–¿O sea que tú no quisiste firmarlo, sino que te obligaron?

–Pues prácticamente, porque yo no vi ni que era (…). El problema es que me están (preguntando) que cómo fue todo el cambio de la diputación, que por qué al Gobierno Federal le interesa esa diputación.

–¿Me puedes mandar tu ubicación? Para lanzarme para allá.

–Pues aquí en la Secretaría de Gobernación, en el DF.

Deja un comentario