Eduardo Tena y el SUEUM siguen insultando a la UMSNH

15

Morelia, Michoacán.- Después de que ayer, miércoles, decenas de empleados del Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM), encabezados por su líder Eduardo Tena, dieran una exhibición de violencia, intolerancia y falta de respeto ante las autoridades de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), institución que les da sustento, hoy difunden un comunicado en el que justifican sus acciones, continúan insultando personalmente a principales funcionarios de la Rectoría e incluso hacen acusaciones del tipo delictivo contra ellos, sin ofrecer prueba alguna o fundamento.

Para el SUEUM, la decisión del rector de la Máxima Casa de Estudios de Michoacán de levantarse de la mesa de negociación después de ser agredido, junto con otras autoridades, es la actitud de “un niño berrinchudo”, “prepotente” y “fascista”.

No solamente los empleados de este sindicato reconocen la falta de respeto en contra de las autoridades universitarias, sino que la refrendan y aseguran que no merecen respeto alguno. Según su propio decir, sus agresiones e insultos están justificados por los “descuentos” que la Rectoría aplicó a los trabajadores que no se presentaron a trabajar durante los tres días de toma ilegal a la UMSNH que realizó el Sindicato en contra de las disposiciones de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, la Ley Federal de los Trabajadores y su propio Contrato Colectivo de Trabajo.

Para los empleados adheridos al SUEUM, el no pago de estos tres días no laborados “pone en peligro la vida de sus familiares”, a pesar del pago puntual de los otros 28 días y de una muy larga lista de prestaciones.

¿De qué ‘descuentos’ habla el SUEUM?

En primer lugar, solamente a los empleados que no se presentaron a trabajar en sedes alternas no se les pagó los días no laborados. A estos les correspondería, en promedio, dejar de percibir un total entre los 315 y los 531 pesos, pues los supuestos descuentos solamente se realizan sobre su sueldo base.

En cambio, lo que sí recibieron, fue el resto del salario mensual, más un añadido que entre bonos, ayudas, despensas, “vida cara” y un sinnúmero de prestaciones de diverso nombre, dan totales de percepción mensual entre 12 mil y 20 mil pesos, en promedio.

En este sentido, los trabajadores universitarios que decidieron no ir a trabajar y/o tomar ilegalmente las instalaciones de la UMSNH dejaron de percibir alrededor del 2.6% de sus ingresos mensuales.

Este “descuento” del 2.6% es el que, según indican, pondría en peligro “la vida de sus familiares” ya que muchos de ellos “se encuentran enfermos”, y al parecer se atienden de manera particular, pues todos los empleados sindicalizados se encuentran afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social, y pueden recibir, junto con sus familias, atención integral.

Este mismo “descuento” es el que los justificaría a convertir a la UMSNH en lo que vimos ayer. A instantes de linchar al rector y sus funcionarios. Entre la rechifla y los alaridos de “¡puto!”, “¡pendejo!” y otras imprecaciones por el estilo en un recinto institucional universitario y dirigidos hacia las autoridades. Con un líder al frente haciendo señas obscenas a los funcionarios universitarios y a las cámaras que lo graban, que tiene que ser detenido por sus guardaespaldas cuando intenta atrapar al coordinador de Prensa de la Universidad para molerlo a golpes.

Esto es el SUEUM, esto es hoy la UMSNH.

Las despensas

Entre los rumores y evidencias de que Eduardo Tena Flores tiene un acuerdo con la abarrotera La Violeta para el surtido de las despensas en especie que se entregan mensualmente a cada empleado del SUEUM, el hecho de que la UMSNH haya decidido cambiar de proveedor se ha convertido en el trasfondo de todo el conflicto actual entre trabajadores y Universidad.

Si bien las autoridades nicolaitas en ningún momento han acusado, o siquiera sugerido que el líder del SUEUM aproveche de manera ilícita la concesión en la proveeduría de estas canastas para sacar cohecho personal, una vez más las comunicaciones oficiales del sindicato convierten a este en el tema central de la controversia, inclusive acusando a Salvador García, secretario general de la UMSNH, de que “él sí tiene el negocio de las despensas”.

Para el Sindicato de Empleados, el tema de las despensas se define así, como un negocio, y ellos acusan, sin ofrecer fundamentos, de que este negocio es manejado por el secretario general, el cual sin embargo no tiene entre sus funciones la elección de proveedores, el manejo de los recursos financieros, ni el pago, recepción, distribución, ni algún otro asunto relacionado a nivel administrativo con el tema de las canastas. A pesar de ello, a él y en general a todo el gobierno de la universidad los califican como corruptos.

Los verdaderos nicolaitas

Mientras tanto, entre las amenazas de huelga y de toma ilegal de las instalaciones universitarias, lo que queda en entredicho es si por enésima vez van a lacerarse los derechos constitucionales de decenas de miles de estudiantes michoacanos, esta vez en el nombre del “negocio” de unas canastas de víveres.

 

 

Deja un comentario