De los deportados de EU a México sólo el 5.3% son criminales

15

Ciudad de México.- Desde que Donald Trump asumió el cargo de la presidencia de Estados Unidos hasta la fecha, se ha registrado una cifra de 17 mil 926 mexicanos deportados, de los cuales, en su mayoría fue debido a que habían cruzado la frontera ilegalmente, pero del total de migrantes ilegales sólo el 5.3 por ciento son los llamados bad hombres, aquellos sujetos que cometieron algún delito grave como secuestro, tráfico de drogas o uso ilegal de armas.

Trump declaró reiteradamente, desde el primer día de su administración, que expulsaría a los inmigrantes que han cometido algún delito grave. En su primer discurso como presidente señaló la importancia de “limpiar” EU de los foráneos que cometen crímenes, informó Milenio.

La semana pasada, durante su discurso en una sesión bicameral del Congreso, repitió su promesa de expulsar a extranjeros nocivos y exhibió a víctimas de delitos de inmigración.

Una y otra vez ha dicho, a lo largo de estas semanas, que en las expulsiones que ha implementado su gobierno había, fundamentalmente, delincuentes.

La realidad, luego de mes y medio de Trump en la presidencia, es diferente: ocho de cada 10 mexicanos fueron deportados por su estatus migratorio: no mataron, no traficaron droga ni pertenecían a una pandilla. Solo iban por el sueño americano cuando fueron capturados o ya trabajaban allá con ese objetivo al momento de ser detenidos. No eran bad hombres.

Las cifras del gobierno federal revelan que durante enero de 2017 el principal motivo de repatriación de mexicanos desde EU fue la entrada ilegal a ese país, como ocurrió con 85.2% de los casos, mientras que solo 5.8% de los mexicanos devueltos al país fueron acusados por delitos vinculados con drogas, secuestro y armas. 1.8% tuvo cargos por violencia, rubro que incluye casos domésticos y peleas que no están relacionadas con el crimen organizado. El resto de los paisanos regresó por faltas menores como falsificación de documentos, infracciones de tránsito o sanciones administrativas (6.9%).

Para febrero las cifras no variaron mucho: los mexicanos deportados acusados por delitos como secuestros, tráfico de drogas o asuntos de armas representaron solo 4.8 por ciento del total, mientras que por casos de violencia regresó 1.6%. Los paisanos deportados por cruzar ilegalmente la frontera representaron 86.7% . Las faltas administrativas, incluidas las infracciones viales y similares, fueron la causa de deportación de 6.6% de los mexicanos el mes pasado, mientras que por falsificación de documentos se vio afectado solo 0.3%.

Deportaciones sin cambio

Las cifras del gobierno federal mexicano concuerdan con datos del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS por su sigla en inglés), que revelan una tendencia ya establecida desde el año fiscal 2015: se deportan más indocumentados que criminales. En dicho periodo las autoridades estadunidenses arrestaron a 267 mil 885 mexicanos por tener una situación migratoria irregular. De éstos, 242 mil 456 (90.5 por ciento) fueron deportados a México por esa razón.

De los mexicanos que fueron expulsados de EU, 106 mil fueron catalogados como criminales, pero solo 12 mil 850 cometieron algún delito como homicidio, violación, venta de drogas o secuestro. Es decir, solo 5.3 por ciento de los paisanos deportados entraban en la categoría de bad hombre.

Para el año fiscal 2016 los números se mantuvieron estables, aunque todavía no se cuenta con el desglose por nacionalidades. El informe del DHS sobre “Esfuerzos en materia de inmigración” revelan que de los 450 mil 954 inmigrantes de todas las nacionalidades que fueron deportados, 84.78% fue por cruzar ilegalmente la frontera, mientras que 8.7% se debió a antecedentes penales por cometer algún delito grave.

De acuerdo con los medios encargados de la cobertura de la campaña presidencial estadunidense, bad hombre fue la primera frase en español utilizada por Donald Trump y desde entonces la ha repetido para referirse de manera coloquial a los migrantes, la mayoría mexicanos, que cruzan la frontera sur de su país sin documentos.

Incluso desde antes de convertirse en el candidato republicano a la Presidencia, Trump dijo que México no manda a lo mejor de su gente a EU: “Traen drogas, crimen, son violadores y algunos, asumo, son gente buena, pero he hablado con agentes fronterizos y todo toma sentido: no nos mandan a la gente correcta”.

Como candidato, Trump anunció un endurecimiento de su política hacia los migrantes mexicanos. Desde el tercer debate presidencial dijo que construiría el muro para tener una frontera segura, porque, afirmó, “tenemos unos bad hombres aquí y tenemos que sacarlos”.

Deja un comentario