Tras un cuarto de siglo, España instala el Centro Cultural de México

0
1

Madrid, España.- La cultura mexicana dio un paso importante al lograr la cesión de un palacete en Madrid para instalar un centro cultural, que desde hace un cuarto de siglo, ha buscado abrir sus puertas para impulsar lazos bilaterales entre España y México.

El traspaso por 25 años de este palacete de propiedad municipal, un edificio casi centenario deshabitado desde 2010, fue firmado este jueves por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la embajadora mexicana en España, Roberta Lajous según lo dado a conocer por la AFP.

La llamada Casa de México albergará las sedes del Instituto de México en España y la editorial Fondo de Cultura Económico, así como la Biblioteca Octavio Paz, la más completa de temas mexicanos en la capital española, con 14.000 volúmenes, explicó el comunicado.

Asimismo, contará con una galería de arte y una tienda de artesanía mexicana, con la idea de convertirse “en un motor cultural y en un punto de encuentro donde profundizar en el conocimiento entre dos países y dos ciudades estrechamente vinculadas”, afirmó el Ayuntamiento de Madrid.

Un acuerdo prolongado

México y España firmaron hace 25 años un acuerdo para ceder espacios en sus respectivas capitales para espacios culturales. Ciudad de México cumplió y el Centro Cultural de España fue inaugurado en su centro histórico en 2002.

La Casa de México tiene previsto abrir sus puertas en aproximadamente un año, el tiempo previsto que tardarán las obras de rehabilitación y acondicionamiento del llamado palacete de Alberto Aguilera, por la calle donde está ubicado.

El palacete, de 2.700 metros cuadrados y tres plantas, y protegido oficialmente por su valor arquitectónico, se encuentra en el barrio de Argüelles, donde convivirá con otros museos, centros culturales y bibliotecas, destacó la alcaldía.

Obra del arquitecto Luis Bellido y construida a partir de 1926, fue en sus inicios un hospicio y luego albergó diversas instituciones hasta ser finalmente clausurado en 2010.

Deja un comentario