La Fiscalía del Estado (FGE) obtuvo sentencia condenatoria de 35 años de cárcel en contra de Miguel S., al acreditar su responsabilidad en el delito de feminicidio, cometido en agravio de Jennifer R., en un centro de rehabilitación ubicado en la tenencia de Guacamayas.

En el juicio oral, el agente del Ministerio Público acreditó que el 2 de junio del 2022 la víctima se encontraba internada en un centro de adicciones en compañía de más personas, sin embargo, en un momento determinado comenzó a gritar, por lo que acudió parte del personal, entre ellos Miguel S., quienes empezaron a golpearla para que guardara silencio.

Tras el hecho, el sentenciado y sus compañeros continuaron sus actividades, dejando a Jennifer R. sola sin percatarse de la gravedad de las heridas que le habían provocado. Pese a que la agraviada pedía ayuda, nadie la acudió; sin embargo, al día siguiente, en que el personal de cuidado notó que no había despertado y que no reaccionaba, por lo cual la llevaron a un nosocomio local, donde se les notificó que había muerto.

De los hechos tuvo conocimiento el agente del Ministerio Público de la Fiscalía Regional de Lázaro Cárdenas que dio inicio a las investigaciones, las cuales permitieron establecer la identidad y relación de Miguel S. en este delito, por lo que fue detenido con base en una orden de aprehensión y vinculado a proceso.

Una vez desahogadas las pruebas, el Tribunal de Enjuiciamiento resolvió sentencia condenatoria de 35 años de cárcel en contra de Miguel S., por el delito que la ley señala como feminicidio.

Deja un comentario