Fotos: EFE

Al menos ocho personas han muerto a consecuencia de Beryl, una tormenta tropical ya degradada que tocó tierra el lunes como huracán categoría 1 en Texas, donde ha provocado numerosos destrozos y la interrupción del sistema eléctrico.

Hasta el momento más de dos millones de personas están sin el servicio eléctrico en una amplia zona del territorio texano que incluye la ciudad de Houston.

Además de los destrozos de viviendas e infraestructura y árboles caídos debido a los fuertes vientos, Beryl causó inundaciones, marejadas y generó una serie de tornados que agravaron la situación más allá de Texas.

El reporte de las autoridades cifra en al menos ocho los muertos por Beryl, dos de las cuales fueron causadas por árboles derribados.

La compañía energética CenterPoint Energy, que sirve a los condados Harris y Fort Bend, espera restaurar la energía a por lo menos un millón de clientes en Texas para el final de este miércoles.

En Texas se prevén temperaturas por los 40 grados centígrados, lo que se agrava por la falta del servicio de aire acondicionado entre los afectados por el apagón.

Deja un comentario