Para concretar los asuntos del Partido de la Revolución Democrática (PRD), su dirigente estatal, Octavio Ocampo Córdova, planea pedir licencia como diputado local apenas rinda protesta.

Esto dejaría en el cargo por unos meses a su suplente, Helder Valencia Soto quien trabajó como secretario particular de Antonio Soto cuando fue diputado federal y asesor del gobernador en la administración de Silvano Aureoles, al menos hasta noviembre o diciembre.

Es el tiempo que considera necesario Octavio Ocampo para, independientemente de si se confirma o no la pérdida del registro del PRD a nivel nacional, concluir con sus obligaciones partidarias y no dejarlo acéfalo en un momento crucial.

Se tocó fondo

Una vez que concluya el período de impugnaciones, el 23 de agosto, se tendrá la certeza de si el partido del sol azteca se mantiene o no como un figura nacional, explicó el dirigente estatal y vendrá un tiempo de reflexión, pues el partido “tocó fondo”.

Octavio Ocampo ve como una oportunidad el que el PRD pierda su registro nacional, pues podrá conformarse desde el ámbito local desde cero y valorar incluso si mantiene las mismas siglas y el logo que lo ha caracterizado los últimos 35 años.

“Es una oportunidad de construir el partido que queremos”, planteó.

En caso de ser así, acotó, pugnará porque sea un instituto municipalista. Es decir, que los comités municipales tengan voz y voto en la toma de decisiones; sin embargo, precisó, estos perderán validez inmediatamente en caso de la pérdida de registro nacional, por lo que habrá que designar nuevas dirigencias.

Para la nueva dirigencia estatal, indicó, ya le han manifestado su interés los diputados federales Mauricio Prieto y Paco Huacuz.

No obstante, recordó que estas designaciones dependerán de lo que suceda con el partido, pues de conservar el registro, las decisiones seguirá tomándolas la dirigencia nacional.

Deja un comentario