Foto: Archivo/ACG

El gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla advirtió sobre las graves consecuencias que podría tener la toma de cuatro viveros por parte del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo (Staspe) en el estado, poniendo en riesgo la meta de producir 10 millones de árboles para reforestar este año.

En conferencia de prensa, Ramírez Bedolla destacó que, aunque la libertad de manifestación es un derecho, la Constitución establece que éstas deben ser libres y pacíficas, ello ante la toma que desde este fin de semana mantienen agremiados del Staspe en viveros estatales.

“Si nos toman y secuestran los viveros, hay una afectación mayor, porque no vamos a poder concluir el proceso de plantación necesario para la reforestación”, explicó el gobernador.

Foto: ACG

El mandatario hizo un llamado urgente para que los viveros sean liberados. “Estamos con la Procuraduría Ambiental del Estado de Michoacán (PROAM) elaborando el dictamen y se están presentando las denuncias ambientales correspondientes, porque se pone en riesgo la temporada de reforestación”, dijo Bedolla.

El gobernador señaló que la temporada de reforestación varía y que, generalmente, inicia a finales de junio cuando hay humedad en la tierra. Sin embargo, advirtió que, si se impide la producción de plantas debido a las manifestaciones, existe un alto riesgo de no cumplir con las metas establecidas y de poner en peligro el programa de reforestación, especialmente en medio de una sequía tan intensa. “Es una situación de alta responsabilidad no impedir que produzcamos las plantas”, insistió.

Foto: ACG

Además, Bedolla mencionó que se presentarán denuncias y se actuará en consecuencia. “Se respeta la manifestación, pero los incendios forestales se han presentado en todo el territorio estatal y esperamos que llueva”, subrayó.

El gobernador subrayó la importancia de producir los 10 millones de plantas y alertó sobre las severas afectaciones que podrían ocurrir en materia de reforestación para el estado si se toman más viveros. “Si siguen secuestrados los viveros, se pone en riesgo la meta de reforestar”, concluyó Bedolla, haciendo un llamado a la responsabilidad y al diálogo para resolver esta situación crítica.

Deja un comentario