Un niño resultó con rozón de una bala perdida, al quedar en medio de un enfrentamiento entre un grupo de criminales y personal del Ejército Mexicano.

En el trabajo periodístico se pudo conocer que los soldados realizaban patrullajes en las inmediaciones de la comunidad de Huecato, donde ubicaron a los integrantes de una célula delictiva, quienes al percatarse de la presencia de los uniformados comenzaron a dispararles con armas de grueso calibre.

Trascendió que durante la refriega, el menor, Joshua Jonatán, de cuatro años de edad, resultó con un rozón de bala, por lo que de inmediato fue auxiliado y trasladado a un hospital de la ciudad de Zamora.

Mientras que los criminales lograron huir, pero dejaron abandonados varios vehículos y armamento, todo ello fue asegurado por las fuerzas federales, para posteriormente ser puesto a disposición de las autoridades competentes.

Deja un comentario