Foto: bigstock

México, país que ama compartir el pan y la sal… al menos, la sal, sea en unas papas fritas, unos cacahuetes, unos embutidos, o en sus formas no tan evidentes, como un paquete de galletas dulces, cereales para el desayuno y otros alimentos ultraprocesados.

Con motivo de la Semana Mundial de Sensibilización sobre la Sal, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alerta sobre el consumo excesivo de sodio, a través de la sal incorporada a los alimentos, especialmente los ultraprocesados, que representan 45 por ciento de la ingesta diaria de los mexicanos de sal y sodio.

Así, detalló la OPS, mediante un comunicado de prensa, los mexicanos en promedio ingieren cada día 3.2 gramos de sodio o tres mil 200 miligramos. Esto es 60 por ciento más que la recomendación de ingesta máxima, dos gramos o dos mil miligramos diarios.

El problema se acentúa en el caso de los adolescentes, de 12 a 18 años, quienes consumen alrededor de 3.7 gramos o tres mil 700 miligramos de sodio, 85 por ciento sobre la ingesta máxima recomendada diaria.

Por su parte, los adultos no dan el mejor ejemplo, ya que los mayores de 18 años tienen un promedio de ingesta diaria de sodio de 3.1 gramos o tres mil 100 miligramos, 60 por ciento más, y los más pequeños, de cinco a 12 años, presentan ya una tendencia al exceso, 2.8 gramos o dos mil 800 gramos, 40 por ciento.

El consumo excesivo de sodio y sal es un factor de riesgo para enfermedades como la hipertensión arterial, los males cardiovasculares, el daño renal, los infartos y otros, que derivan, a su vez, en 27 mil decesos cada año.

De acuerdo con la OPS, sólo la disminución de sal y sodio en los alimentos ultraprocesados, hasta arribar a un consumo máximo diario de un gramo, podría reducir las muertes ocasionadas por las enfermedades cardiovasculares en 14 mil 180.

La tendencia a la baja en el consumo de sal y sodio también se traduciría en un menor gasto destinado a la atención de pacientes con hipertensión arterial, enfermedades renales y otras, para lograr un ahorro anual por 269 millones de dólares.

La Semana Mundial de Sensibilización sobre la Sal, que este año lleva el lema Es Hora de Poner el Foco en la Sal, pretende concientizar a la población sobre los riesgos de un consumo excesivo de sal y sodio y la presencia de estos en los alimentos ultraprocesados, desde cereales para el desayuno hasta sazonadores.

Cabe recordar que la sal se conforma por los elementos cloro y sodio. El sodio es fundamental para el mecanismo bomba de sodio potasio, necesaria para la comunicación de las células y sus funciones vitales.

Deja un comentario