En las últimas horas, en coordinación con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Guardia Civil desactivó una toma ilegal de agua en la presa de Cointzio, a la altura de Uruapilla, en Morelia, y otra más en Tzintzuntzan, la cual servía para abastecer a un restaurante.

“Estas acciones se suman al operativo implementado desde finales de marzo para el rescate del lago de Pátzcuaro, que a la fecha ha logrado que más de 29 millones de litros de agua hayan sido sustraídos de manera ilegal”, dicta el comunicado emitido por la dependencia.

En el primer caso, personal de la Conagua solicitó el apoyo a los elementos del Agrupamiento Lacustre al detectar esta toma en las orillas de la presa de Cointzio. Al llegar al lugar y tras una revisión a pie, localizaron la toma con dirección hacia una quinta de Uruapilla.

La bomba y 800 metros de manguera ubicados, fueron asegurados por los guardias civiles; en tanto la Conagua ya realiza las diligencias de ley para notificar sobre la toma ilegal.

En Tzintzuntzan, una bomba marca Marshall fue inhabilitada por el personal del agrupamiento, a unos metros del muelle Ucasanastacua que sustraía aproximadamente 96 mil litros de agua en un rango de ocho horas. También se aseguraron 50 metros de manguera.

Deja un comentario