Las narcominas que explotaron al paso de un convoy militar en los límites de Michoacán y Jalisco, y que dejó como saldo dos soldados muertos el pasado 20 de enero, fueron de tal alcance de destrucción, que dejaron inutilizable un vehículo Sand Cat, de blindaje tres, especial para tácticas antiterroristas del Ejército.

Este tipo de vehículos son conocidos también como “gatos blindados” y tienen un costo de aproximadamente 746 millones de pesos por unidad, según información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Estos gatos de arena han resultado vitales en el combate a grupos terroristas y de guerra irregular en el medio oriente”, refiere una nota de la Silla Rota sobre las características de los Sand Cat, cuyo peso supera las 6 toneladas de peso.

Imágenes a las que Primera Plana MX tuvo acceso, muestran el grado de destrucción que uno de estos vehículos sufrió al pisar una narcomina el pasado 20 de enero, cuando un convoy militar patrullaba un agrestre terreno entre los municipios Tepalcatepec y Jilotlán de Dolores.

La unidad 0812571 quedó inutilizada y tuvo que ser arrastrada en grúa para sacarla del campo minado, donde murieron dos militares en el estallido.

Un video difundido el pasado 10 de febrero por Reforma, muestra el momento exacto de la segunda explosión, la cual lanzó varios metros por los aires a un joven soldado artillero, quien murió en el acto.

“Íbamos a un punto que nos mandaron ahí (de apoyo) de unos monstruos (vehículos blindados de manera artesanal por los grupos criminales). Ahí iba un capitán del 17 Batallón de Infantería en el Sandcat. El Sandcat iba de uno (a la punta del convoy) y activó la mina que lo desmadró”, narró un militar consultado por el medio.

Según ese testimonio, ante el estallido todo el convoy se detuvo “y es donde la camioneta de la Guardia Nacional graba donde el morrito de los artilleros sale volando”.

En las nuevas imágenes a las que se tuvo acceso, también se aprecian las graves lesiones que sufrió uno de los militares caídos. La onda expansiva le causó heridas en cabeza, rostro y extremidades.

Deja un comentario