Foto: Redes sociales.

Esta historia no es en broma ni de ciencia ficción, Meirivone Rocha Moraes, una mujer brasileña, que residen en Río de Janeiro, ha capturado la atención mundial tras casarse con un muñeco de trapo llamado Marcelo con quien asegura ha tenido “mellizos”.

Todo esto comenzó cuando Meirivone le pidió a su madre que le cosiese un muñeco de trapo lo suficientemente grande como para poder ensayar y bailar con él. Hasta aquí todo normal. La cosa se complica cuando la mujer admite que se ha enamorado del monigote y lo bautiza como Marcelo.

Esta historia se volvió viral en TikTok en 2021 cuando la dama anunció su matrimonio con Marcelo, y poco más tarde, anunció el secuestro de su ‘hijo’ Marcelinho, otro muñeco del tamaña de un niño, quien finalmente fue hallado dentro en una bolsa de basura.

En un reciente mensaje dado a conocer en las redes, con millones de visualizaciones, Meirivone reconoció que su esposo Marcelo está “estresado” por tener que sacar adelante a la familia.

Además, Meirivone anunció estar “embarazada” por segunda vez de Marcelo, a pesar de haberlo acusado previamente de infidelidad al encontrar mensajes “comprometedores” en su celular.

Esta historia, ha provocado muchas preguntas sobre la salud mental del ciudadano común y el poder de internet para difundir relatos extraordinarios.

Los médicos le ponen la cruz

El comportamiento de Meirivone podría estar relacionado con problemas psicológicos como el trastorno delirante o el trastorno de identidad disociativo, los cuales pueden llevar a las personas a crear realidades alternativas o a establecer relaciones poco convencionales para satisfacer necesidades emocionales no cumplidas.

Las redes son las culpables

Este caso también invita a reflexionar sobre cómo las redes sociales pueden ser una fuente de entretenimiento y conexión, pero, a la vez, también pueden distorsionar la realidad y crear entornos en los que lo extraordinario se vuelve normalizado.

De todas formas, no faltan los usuarios de internet que consideran que la historia de Meirivone y Marcelo es invento para ganar fama.

Deja un comentario