”El gobernador me cae bien”, dijo en su defensa el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Guillermo Valencia, cuando se le cuestionó sobre las fotografías en donde se le ve conviviendo con Alfredo Ramírez y varios miembros de su gabinete.

“Tanto ruido me ha generado que todavía lo siguen sacando. Yo creo que la sociedad debería de preocuparse más por lo que sucede cuando no hay cámaras que por lo que sucede durante un evento social”, argumentó el priista.

Recordó que se trató de una celebración por el cumpleaños de un amigo suyo, el secretario de seguridad, Alfredo Ortega.


“Yo fui con mucho gusto y volvería a ir si me volvieran a invitar”, declaró.

Acotó que “Pepe Ortega” también fue funcionario durante la anterior administración, que encabezó el perredista Silvano Aureoles “para que no se hagan los sorprendidos” y lo apoyó cuando surgió su agrupación Revolución Social.

De acuerdo con Memo Valencia, se trató de un encuentro amistoso y no se trató ningún tema político, además de que el gobernador estuvo poco tiempo en el lugar:

“El gobernador me cae bien, nunca había convivido con él, ahí lo único malo es que no había caguamas, pero nos echamos un par de tragos, se fue rápido. No hablamos de nada que comprometa el rumbo de mi partido, ni siquiera hablamos de política”.

Insistió en que si el secretario de Seguridad lo volviera a invitar a una fiesta, iría nuevamente y si le pidieran tomarse una foto, lo haría:

“Si me vuelve a invitar, voy a volver a ir, esté o no esté el gobernador y si vuelvo a coincidir en una fiesta con el gobernador, me volvería a tomar otra foto”.

Aprovechó para lanzar un dardo nuevamente al Partido Acción Nacional por el actuar de sus diputados locales, al decir que “malo sería que hiciera acuerdos en lo oscurito y en el Congreso” -aunque después aseguraría que “los temas del 2023 se quedaron en 2023-, y aseguró que el PRI no traicionará los intereses de los partidos políticos que están en la coalición.

Deja un comentario