Foto: ACG

El tránsito de secundaria a bachillerato es el paso de la deserción, toda vez que es cuando se presenta el mayor éxodo de alumnos del sistema educativo en Michoacán.

Si bien no presentó cifras de la matrícula en instituciones públicas y privadas de la entidad, la directora del Instituto de Educación Media Superior y Superior de Michoacán, Mariana Sosa Olmeda, refirió que el mayor reto actual para el sector es garantizar la continuidad en la formación académica.

Indicó que se ha trabajado para motivar la permanencia de quienes terminan la preparatoria en alguna institución del nivel superior. “Les hablamos que cualquier camino que prometa resultados fáciles o rápidos eventualmente llevará a la pérdida de la vida o la libertad, mientras que la educación muestra resultados a mediano y largo plazos, más seguros”, señaló.

Tras reiterar que será hacia el término de este semestre se tendrán datos estadísticos sobre deserción y matrícula escolar, Sosa Olmeda expresó que se pretende que el sistema educativo en el estado “forme profesionales, no desempleados”.

Para esto, se recurre a la formación psicoemocional, deporte y cultura, acompañando planes de estudios pertinentes, que aseguren la estadía de los alumnos en las aulas y su incorporación al mercado laboral.

Deja un comentario