Foto: ACG

Morelia, Michoacán

En una noche llena de rock, rebeldía y un toque de chispa chusca, El Tri, la legendaria banda liderada por Alex Lora, de 70 años de edad, hizo temblar los cimientos del Estadio Morelos en Morelia, Michoacán.

A pesar de tener 55 años encima de trayectoria, la energía de El Tri sigue ardiendo y encendiendo los corazones de los morelianos, que se congregaron en el Jalo Fest para vivir una experiencia inolvidable.

Emblemáticas canciones como “Niño sin amor”, acompañada del Cuarteto de Cuerdas Stradovarius, demostró que la Banda está alineada desde las entrañas.

Lora, con su elocuencia y diversión única, entre chistes y reflexiones; resaltó que cuando un niño tiene un instrumento en las manos, difícilmente tomará las armas.

Alex Lora, el inigualable líder de la banda, proclamó que el mundo es un paraíso mientras el Mariachi Imperial inundaba el estadio con clásicos como “México Lindo y Querido” y “Cielito Lindo”.

Entre risas y nostalgia, los asistentes corearon éxitos como “Todo me sale mal” y “Cuando tú no estás”, mientras Chela Lora lanzaba un llamado de paz, instando a todos a amarse, ya que nunca se sabe si se regresará a casa.

En medio de la música y el bullicio, el concierto se tomó un momento para reflexionar sobre temas importantes. En el Mes Rosa contra el Cáncer, El Tri recordó la importancia de la concientización sobre esta enfermedad que afecta a tantas personas.

Además, los danzantes concheros llenaron el escenario con su energía, sahumando el espacio y pidiendo permiso a los guardianes del espacio al ritmo del huehuetl.

El himno nacional resonó en el estadio, donde la bandera mexicana fue agarrada con fuerza y ​​orgullo por los rockeros mexicanos. Entre himnos y danzas mexicas, los fanáticos se unieron en un club apasionado, celebrando la música que ha perdurado a lo largo de generaciones.

Con humor y sinceridad, Alex Lora recordó a todos que “cuando te pones pedo, a huevo la cagas, y que sigue siendo el muchacho chicho”, sacando risas y aplausos.

En este concierto lleno de energía, nostalgia y amor por la música, El Tri demostró una vez más por qué son una de las bandas más icónicas de México.

Entre el perro negro y callejero, el metro Balderas y la Virgen Morena, la noche se llenó de aplausos y cantos, dejando a los morelianos con el corazón lleno y la certeza de que El Tri nunca dejará de rockear sus almas.

Deja un comentario