Zamora, Michoacán

Con el objetivo de refrendar el compromiso con las diferentes asociaciones protectoras de animales y albergues, el gobierno municipal llevó a cabo la donación de una tonelada de croquetas.

En su mensaje, el presidente Carlos Soto Delgado, agradeció a los representantes de las diferentes asociaciones civiles que se dieron cita para recibir la donación, misma que fue gestionada por el regidor de Ecología y Medio Ambiente y miembro del Consejo Municipal para la Protección y Bienestar Animal, Carlos Alfonso Macías Mireles.

Señaló que, para el Buen Gobierno, una de las prioridades es velar por el bienestar de los animales de compañía, por lo que mencionó que en los próximos días se darán a conocer cambios en materia de reglamentación para su cuidado y protección, posicionando al municipio como un ejemplo a nivel Estatal.

Mencionó que aunado a la donación de alimento, se han realizado diversas actividades para atender el tema de sobrepoblación, para evitar que los animales de compañía terminen en las calles y poder brindarles una mejor calidad de vida, como lo son campañas de esterilización, vacunación antirrábica y adopción.

Por su parte, Haydee Alfaro Sánchez, directora de Ecología y Protección Animal, agradeció en representación de los integrantes de los albergues y asociaciones civiles al regidor Carlos Alfonso Macías Mireles, por la donación del alimento, que servirá para cubrir las necesidades y minimizar los gastos alimenticios.

En este sentido, Carlos Alfonso Macías Mireles, regidor de Ecología y Medio Ambiente y miembro del Consejo Municipal para la Protección y Bienestar Animal, reconoció y aplaudió el esfuerzo de los zamoranos que están al frente de las asociaciones civiles, quienes crean conciencia a través del cuidado de los animales. 

Por su parte, Beatriz Ortega Martínez, regidora de Diversidad Social y Protección Animal y miembro del Consejo Municipal para la Protección y Bienestar Animal, expresó que la donación servirá para saciar el hambre de los animales de compañía y al mismo tiempo dar un suspiro a la economía de los activistas.

Deja un comentario