Son los propios ciudadanos los que impiden el retiro de árboles riesgosos

32

Morelia, Michoacán

Ciudadanos residentes en Morelia constituyen el obstáculo más recurrente para llevar a cabo el retiro de árboles que, por estar secos, plagados o con un crecimiento desmesurado, constituyen un riesgo para la población, las viviendas, la infraestructura adyacente y los automotores circulantes.

Esto de acuerdo con el director de Parques y Jardines, José Eugenio Villalobos Guzmán, quien explicó que incluso con un dictamen de la Dirección de Medio Ambiente que muestra la necesidad del retiro o la poda de un árbol, los vecinos y activistas ambientalistas son regularmente reticentes a permitir la intervención sobre el arbolado urbano.

Lamentablemente, agregó, los árboles generadores de riesgos afectan las viviendas y las calles donde residen quienes se oponen a su tratamiento y luego reclaman a la administración municipal no haber prevenido las afectaciones.

Villalobos Guzmán detalló que se han retirado 120 árboles secos en lo que va del año y se han identificado 10 ejemplares más que por su crecimiento son un peligro o una incomodidad para la población.

Entre estos, se da prioridad a los que se ubican en el interior de las escuelas, ya que “la caída de uno de estos sabores podría lastimar de gravedad a por lo menos 10 niños”, pero también se tienen en vialidades espacios públicos y aledaños a casas y comercios.

Entre los de mayor peligro identificados, el director de Parques y Jardines señaló el ubicado en la calle Mariano Jiménez y el boulevard García de León, en los jardines de la XXI zona militar y en el Jardín de la Soterraña.

Asimismo, un hule en la calle Juan José de Lejarza, que aunque no implica un riesgo inminente, sí ha generado conflictos vecinales entre quienes apuestan por la permanencia del ejemplar y quienes piden su retiro por interferir con la operación de sus calentadores solares.

Deja un comentario